Factores que mejoran la implantación del embrión

La implantación embrionaria es uno de los momentos más mágicos y maravillosos de todo el proceso de concepción de un bebé y ser mamá, además hace referencia, concretamente, al instante en el que el embrión decide adherirse al útero de su madre, y continuar así durante los nueve meses del embarazo hasta su posterior nacimiento. Te enseñamos algunos de los factores que mejoran la implantación del embrión.

Cómo favorecer la implantación del embrión

Natalia Deriabina || Shutterstock

Tanto las mujeres que buscan quedarse embarazadas de forma natural, como las que se ponen en manos de las técnicas de Reproducción Asistida, deben pasar por el momento de la implantación embrionaria y superarlo con éxito para que el embarazo pueda seguir adelante.

Hay que tener en cuenta que en un embarazo natural, los embriones se implantan aproximadamente entre 6 y 8 días después de llegar al útero. Este hecho revela que la implantación se produce cuando están en estadio de blastocisto. Pero aunque este es el momento en el que comienza la implantación, el proceso completo puede durar una semana completa, aproximadamente.

Sin embargo, en un proceso de fecundación in vitro (FIV) los embriones suelen ser traspasados cuando están en el día 3 de desarrollo, para que dentro del útero lleguen al estadio de blastocito, y por lo tanto se puedan implantar a partir del quinto día de crecimiento. Sigue leyendo y conoce cómo favorecer la implantación del embrión:

Factores que ayudan a la implantación en una FIV

Se ha demostrado científicamente que cuando se transfieren los embriones al útero de la madre en estado de blastocitos, aumenta el porcentaje de éxito en el proceso de la implantación.

En las clínicas de fertilidad, una vez que sacan los óvulos de la madre y se fecundan con el esperma de su pareja o de un donante, los dejan en el incubador de un laboratorio, con el objetivo de observar y clasificar su calidad, el número de células que tiene, o su crecimiento.

En este sentido, se ha demostrado que si se espera a que los embriones tengan cinco días de vida (en vez de tres días), puede disminuir los problemas para quedar embarazada y aumentar el porcentaje de éxito en el proceso de la implantación. Para ello, debes saber cuál es la probabilidad de éxito de la fecundación in vitro a la hora de someterte a este proceso.

Asimismo, una vez que se ha producido la transferencia embrionaria, la mujer ha de seguir una serie de recomendaciones que pueden ayudar a mejorar el proceso de implantación. Entre los factores que ayudan a la implantación en una FIV, encontramos, por ejemplo: no mantener relaciones sexuales hasta que no se realice una prueba de embarazo, beber abundante cantidad de líquido para mantener hidratadas las células del endometrio, y evitar la práctica de deportes o actividades bruscas o cargar peso.


Además, se ha demostrado que los baños de inmersión en bañeras o piscinas, especialmente si éstos son de agua caliente, pueden incrementar también la posibilidad de contraer infecciones que afectarían al proceso de implantación embrionaria.

4 hábitos de vida que podrían perjudicar la implantación del embrión

Factores que ayudan a la implantación en un embarazo natural

Muchas mujeres que tratan de quedarse embarazadas de forma natural explican que han sentido una serie de síntomas concretos a partir del día de la implantación del embrión. Hay que matizar que no existen evidencias científicas que demuestren que la implantación del embrión pueda causar síntomas, sin embargo, hay mujeres que experimentan cansancio, dolor de ovarios, calambres o un  sangrado de implantación.

Se ha demostrado también, que los malos hábitos de vida influyen negativamente en la receptividad del endometrio a la hora de ayudar a la implantación embrionaria. En este sentido, el consumo de tabaco y la obesidad son factores tremendamente negativos para favorecer  la implantación.

También se sabe que otro factor clave que interviene en la receptividad del endometrio es el correcto funcionamiento del sistema inmunológico femenino.  En este sentido, la carencia de algunos nutrientes como por ejemplo, la vitamina D, afectan negativamente al sistema inmune y, por lo tanto, también pueden dificultar la implantación embrionaria.

En resumen, conocer los factores que mejoran la implantación del embrión puede ayudarte a quedarte embarazada y formar una familia, de cualquier modo es recomendable que le preguntes a tu médico que puedes y qué no puedes hacer para dar con los factores que ayudan a la implantación del embrión.

Guía para preparar tu cuerpo en 30 días para el embarazo

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 Serás Mamá es una web de elembarazo.net

Forgot your details?

Ir a la barra de herramientas