¿Son compatibles los tratamientos de fertilidad y lactancia materna?

No hay estudios científicos suficientes para determinar tajantemente que los tratamientos de fertilidad durante la lactancia no funcionan. No obstante, que no existan estudios científicos no significa que los médicos no la recomienden, de hecho, no lo hacen, y es que la lactancia materna tiene un efecto anticonceptivo. Veamos si son compatibles los tratamientos de fertilidad y la lactancia materna y que pegas supone a la hora de volver a quedar embarazada.

Fertilidad y amamantar

Romanova Anna || Shutterstock

La lactancia materna y su efecto anticonceptivo

Cuando una mujer está dando el pecho al ser madre puede estar poniendo barreras, sin saberlo, a un futuro embarazo. Sí, la lactancia tiene un efecto anticonceptivo y esto es debido a varios motivos.

Los primeros meses de lactancia, este estado impide la ovulación de la mujer. Es decir, al principio, cuando damos el pecho a nuestros hijos, tendremos amenorrea. Además, es posible que a medida que pase el tiempo nos encontremos con uno o varios ciclos anovulatorios.

Un ciclo anovular es un ciclo durante el cual os ovarios no pueden soltar un óvulo. Este no estaría lo suficientemente maduro, por lo que no hay ovulación posible y tampoco posibilidad de embarazo. Ojo, pues, aunque esto puede suceder, también se podría recuperar el ciclo menstrual sin periodos de anovulación.

Por otro lado, es probable que existan uno o varios ciclos infértiles. Esto es debido a que la fase lútea (entre la ovulación y la menstruación) es demasiado corta, menor de diez días. Este tiempo no sería suficiente para que el óvulo fecundado pudiera implantarse correctamente y dar lugar a un embarazo.

¿Es posible quedarse embarazada durante la lactancia?

Lo cierto es que sí, aun con todo lo anterior. Si la fase lútea es normal no deberían existir motivos teóricos para que la implantación del embrión siguiera adelante, no importaría por tanto la lactancia.


Para saber si la fase lútea es normal, es posible tomarse la temperatura basal. Esta temperatura sube tres o cuatro décimas en la ovulación, manteniéndose así alta hasta la regla. Esta fase debería durar más de los 10 días mencionados, normalmente suele estar entre los 13 o 14 días.

Tratamiento de FIV y lactancia materna

HTeam || Shutterstock

Entonces ¿los médicos recomiendan comenzar un tratamiento de fertilidad cuando la mujer está dando el pecho? Lo cierto es que no. Hay que tener en cuenta que un tratamiento de fertilidad es complicado. Son muchos los factores que pueden ser contrarios y terminar por arruinar el resultado. Por tanto, todos los contratiempos o problemas que podamos evitar desde un principio serán bienvenidos.

Por estas razones tampoco es posible donar óvulos si estás dando el pecho al bebé.

El problema de la postergación de la maternidad

Ante esto, hay un problema añadido, la postergación de la maternidad. Las mujeres cada vez retrasan más eso de ser madres, por lo que no es raro que en muchos casos se vean obligadas a recurrir a tratamientos de fertilidad. Si tan sólo se quiere tener un hijo no habría problema. El dilema llega con la intención del tener dos. No es que no sean compatibles los tratamientos de fertilidad y la lactancia materna, pero sí reducen bastante las posibilidades.

Está claro que si nos esperamos mucho estaremos postergando aún más la maternidad, y el problema de la edad hay veces que se convierte en irreversibles, pues la mujer, a partir de los 36 años, va perdiendo progresivamente calidad en su capacidad reproductiva.

Si hemos tenido que recurrir a un tratamiento de fertilidad para el primero hijo, todo apunta a que el segundo no será menos. En estos casos la madre debe decidir entre la lactancia materna y un tratamiento de reproducción asistida que le permitirá tener un segundo hijo. Mientras que los médicos aseguran que esto podría ser una pequeña barrera que lo ralentizara todo, hay casos en los que las mujeres han quedado embarazadas aún lactando a un niño.

Es una elección completamente personal, pues hay madres que desean ante todo dar el pecho. Sin mencionar que la leche materna es importantísima para un bebé recién nacido.

Lo mejor es ponerse en manos de buenos especialistas y que puedan asesorarnos, dándonos estadísticas reales y viendo cuál es nuestra situación actual, pues recordemos que, también, cada caso es único.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2018 Serás Mamá es una web de elembarazo.net

Forgot your details?

Ir a la barra de herramientas