Leches de iniciación para que tu futuro bebé crezca sano y feliz

Leche de iniciación para tu futuro bebéUlza || Shutterstock

Nada puede sustituir a la leche materna, pero en ocasiones la lactancia natural no es posible y en estos casos, las leches de iniciación son fundamentales para proporcionarle al bebé todos los nutrientes que necesita para su correcto desarrollo físico y mental. Por eso te traemos una información muy útil para que cuando nazca tu bebé puedas darle la mejor alimentación.

Los pediatras coinciden en que dar el pecho a un recién nacido es la forma ideal de alimentarlo. Todo son beneficios, tanto para el pequeño como para la mamá, pero cuando existe algún impedimento para el amamantamiento, las leches de iniciación son esenciales.

Los preparados lácteos para bebés se han ido perfeccionando hasta lograr fórmulas con una asombrosa semejanza a la leche materna. La mayoría están elaboradas partiendo de la leche de vaca, que, tras un complejo proceso, se transforma para que resulte apta para los bebés en sus distintas etapas de crecimiento.

Hay que distinguir entre las leches de iniciación y las de continuidad. Las primeras pueden dársele a un recién nacido, porque su composición es muy similar a la de la leche que el pequeño recibiría de la madre si fuese posible. Según indique el pediatra, estas leches deben ser el único alimento del pequeño hasta que cumpla los tres o cuatro primeros meses de vida.

Es importante incidir en que son leches seguras, y que con ellas tu hijo recibirá una alimentación sana y equilibrada. Suero proteico, vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales no faltan en estos preparados para que el niño reciba, desde el primer día, todos los macro y micronutrientes que su organismo necesita. La investigación y los avances logrados en el campo de la alimentación infantil han hecho posible preparados cada vez más completos y nutritivos, elaborados no solo para alimentar, sino para cuidar del bebé y de su metabolismo.


Como ejemplo, tienes la leche de iniciación Nutribén® Innova 1, elaborada sin aceite de palma, rica en vitaminas y minerales y pensada para prevenir, además, la obesidad infantil. Mirando al pequeño, la posibilidad de que pueda llegar a encontrarse en esta situación resulta casi impensable, pero no hay que olvidar que este es un problema cada vez más habitual en los niños.

¿Cómo elegir la leche adecuada para el bebé?

Siempre siguiendo el consejo del pediatra, debes elegir la leche que mejor se adapte a las necesidades específicas de tu bebé. Si la lactancia materna resulta inviable, las leches de iniciación son la mejor (y prácticamente única) manera de que el pequeño reciba el alimento que permita su crecimiento saludable y el desarrollo de todas sus capacidades físicas y neurológicas.

Por lo general, las leches de iniciación están indicadas únicamente para los primeros meses. Con ellas, tu pequeño no necesita nada más, ni siquiera agua, porque no solo estará bien alimentado sino perfectamente hidratado.

En cuanto al número de tomas, deberás darle las mismas que si estuviese tomando el pecho. Si optas por la lactancia a demanda, será cada vez que el niño muestre síntomas de apetito y si prefieres establecer un horario, que siempre ha de ser flexible, al principio tendrás que alimentarlo cada dos horas aproximadamente. A medida que crezca, las tomas, poco a poco, se irán distanciando en el tiempo.

Generalmente, a partir del tercer o cuarto mes, deberás pasar de las leches de iniciación a las de continuidad. No todas son iguales. Su composición varía para resultar efectivas a la hora de aportar al bebé los nutrientes específicos que va necesitando a medida que crece.

Calcio, hierro, cinc, vitamina A, D, grasas saludables… las leches de continuidad pueden ser alimento único, aproximadamente hasta los 6-7 meses y también funcionar como nutrición complementaria cuando el pequeño comience a tomar sus primeros alimentos semisólidos: papillas, purés, etc.

Hasta el año y medio o más, según se desarrolle  y siempre siguiendo las indicaciones el pediatra, las leches de continuidad puede ser un excelente complemento a la alimentación del bebé.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No
0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Los contenidos publicados en SerásMamá se redactan únicamente con fines informativos y de divulgación. Nunca pueden sustituir la labor de un profesional ni emplearse para facilitar diagnósticos. Para más información, consulta con tu especialista.

Fecha de última actualización: 26/02/2019

©2019 Serás Mamá es una web de elembarazo.net

Forgot your details?