Mi infertilidad de origen desconocido

A principios de este año cuando recibíamos la noticia de que nuestra tercera fecundación in vitro era negativa y visitamos a nuestro doctor para buscar explicaciones, nos volvió a repetir una vez más que no sabía que es lo que pasaba, que éramos jóvenes, nuestros embriones eran de muy buena calidad, todas las pruebas estaban bien, mi útero también…, y que no sabía por qué el embarazo no llegaba pero aun así probaríamos un tratamiento más, el noveno con ellos…

Salimos realmente hechos polvo, era muy frustrante... ni siquiera el propio médico sabía qué es lo que pasa y eso era tan desalentador… porque entonces, ¿contra qué luchábamos? ¿Me están diciendo que mis probabilidades de conseguir un embarazo es ir al “rasca y gana”? ¿ hacer tratamiento tras tratamiento hasta que un día dé la casualidad que demos diana? Todo ello era realmente desconcertante, además tenía la intuición de que había un problema en mi útero, yo sabía que pasaba algo ahí dentro, mis reglas eran muy escasas, mis endometrios eran bastante finos, sabía que algo no estaba bien y que hacía que mis pequeños no acabaran de implantarse pero para los médicos ninguna prueba indicaba que ahí estaba el problema y eso era lo que me contestaban cada vez que les insinuaban una y otra vez que mi problema estaba en el útero.Infertilidad de origen desconocido

Llegaba el momento de explicar a la gente cercana, nuestro entorno que tanto conoce nuestro deseo de ser padres lo que nos ha dicho el médico y es justo ahí cuando nos rematan. Normalmente una pareja que pasa por un problema de fertilidad la primera frase que te dicen es que” tranquila” , que te tienes que relajar, después con toda la buena intención del mundo te explican cómo no sé quién adoptó trillizos y luego se quedó de manera natural, también te cuentan el caso de que una pareja que se sometió a tropecientos tratamientos, fue dejar de hacerlos y al mes siguiente se quedó embarazada… montones de mensajes bien intencionado llegan a los oídos de toda pareja que esté pasando por esto, pero que aún se multiplican por cien cuando el diagnóstico es infertilidad de origen desconocido. Ese diagnóstico es como dar la razón a todas estas personas, es llegar a creerse que el problema lo tiene una misma, la mente, y te martirizas por ello por ser tú la que te provocas el no poder tener hijos. Te llegas a creer que el estrés, la obsesión, es esa la causa desconocida de tu infertilidad.

¿Y qué sientes cuando te diagnostica infertilidad de origen desconocido?

Tristeza, incomprensión, no tienes ganas de ver a la gente porque no tienes ganas de que te pregunten nada, ni un ¿qué tal estás? Aunque no vaya relacionado con la búsqueda pero no te apetece más ponerte la máscara que todos estos años de búsqueda has llevado, no te apetece contestarles un “ muy bien y tu?” cuando lo que sientes es que ya no vives, si no que sobrevives, que estás inmersa en un pozo sin respuestas. Y entonces es cuando empiezan a ganar los días que no te apetece ponerte esa careta, prefiriendo quedarte en casa, sin que nadie te pregunte, antepones quedarte en tu hogar a sentirte tan sola, incomprendida como cuando estás con otra gente. No me consueles si me quieres.
Es curioso como las personas que mas quieres y que mas te quieren tratan de consolarte cuando a veces simplemente no existe ese consuelo. Solo un abrazo.

Pero no me rendí


Y aunque exista el diagnostico de infertilidad de origen desconocido y suene duro, a veces pienso que esa era la respuesta que se le dan a los pacientes cuando sus médicos no tienen ya más ganas de investigar, o simplemente que tu caso se les queda grande y no saben buscar donde está el problema.

Pero nosotros nunca nos rendimos, nunca dejamos de buscar un por qué, una respuesta, un diagnostico que nos aliviara, que nos hiciera quitar este peso de la infertilidad que cargamos desde hace casi cinco año sobre nuestras espaldas, hemos tenido que recorrer muchos Infertilidad desconocidakilómetros para buscar respuestas, pasar por unos nueve ginecólogos diferentes, mas de una decena de tratamientos en clínicas también diferentes, una histerosalpingografía , una histeroscopia diagnostica ,una endometritis mal diagnosticada y mal curada, cientos de ecografías para que finalmente pongan un nombre a nuestro problema.

Mi problema era el útero, eran mis endometrios, era la morfología del útero acompañado de una endometritis que hacía imposible la implantación y que provocaba que mis reglas fueran tan escasas… todo tenía un por qué. Y después de todos estos años conviviendo con ese diagnóstico desconocido por fin lloré, por fin me sentí aliviada, por fin sentía como me liberaba de esa mochila tan pesada, tenía un problema real, físico. Al fin me sentía aliviada a la par que rabiosa por todas esas personas que me decían que me relajara que lo mío era pura obsesión, por todas las veces que me hicieron sentir culpables de mi infertilidad cuando yo no tenía la culpa de tener un útero así y que un viaje al Caribe, unos rezos, un tratamiento sin ton ni son, no iba a solucionar nada.

Entonces comprendí que no era cuestión de suerte, ni de rezar, sino de un mal diagnostico combinado con la idea de hacer tratamientos tras tratamiento. Era dar palos de ciego. Por eso animo a todas las que tengan este diagnóstico a que investiguen, que busquen más opiniones porque 9 ginecólogos me dijeron que tenía el útero perfecto y fallaron y yo me lo creí.
Y yo he visto con mis propios ojos como mi útero estaba totalmente deforme y por dentro con unos puntos rojos que impedía la implantación, no digo que a todo el mundo le vaya a pasar esto pero creo que siempre hay un por qué a las cosas, no creo que en la suerte y menos en un diagnostico que tiene por nombre “desconocido”.

El peso de la infertilidad

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No
El peso de la infertilidad
elpesodelainfertilidad.blogspot.com.es
0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Los contenidos publicados en SerásMamá se redactan únicamente con fines informativos y de divulgación. Nunca pueden sustituir la labor de un profesional ni emplearse para facilitar diagnósticos. Para más información, consulta con tu especialista.

Fecha de última actualización: 26/02/2019

©2019 Serás Mamá es una web de elembarazo.net

Forgot your details?