«La tasa de éxito de la ICSI en pacientes menores de 37 años ronda el 70%»

El Doctor Miguel Ruiz Jorro responde a las preguntas de Serás Mamá sobre la ICSI, la Fecundación In Vitro con Microinyección Introcitoplasmática. El doctor Jorro es socio fundador de la Clínica Crea, Centro Médico de Reproducción Asistida.

*¿En qué consiste la técnica ICSI?

La microinyección intracitoplasmátoca consiste en la inyección de un solo espermatozoide dentro del ovocito. Se trata de una de las técnicas que más repercusión ha tenido en el tratamiento de la infertilidad.

*¿Para quién está especialmente indicado este tratamiento?

Básicamente para parejas con infertilidad debido al factor masculino severo y que anteriormente veían limitadas sus posibilidades de procreación mediante la fecundación in vitro convencional. También en aquellos casos en los que se ha observado un fallo previo de fecundación con otras técnicas de reproducción asistida.

*¿Cuál es la principal ventaja que presenta la ICSI respecto a la fecundación in vitro clásica?

La única diferencia estriba a nivel de laboratorio, la paciente, tanto si sus óvulos van a ser inseminados mediante FIV o mediante ICSI llevará idéntico tratamiento.

El porcentaje de fecundación de los ovocitos que son maduros es de aproximadamente un 70 por cien, lo que lo equipara a los porcentajes obtenidos en F.I.V. (60-70 por cien). La elección de una técnica u otra (FIV o ICSI) en el laboratorio, debe realizarse en función de la historia médica de la pareja tratada.

*¿Cuáles son las fases y el procedimiento de la ICSI?

El razonamiento para llevar a cabo esta técnica es que sabemos que de forma natural, para que un óvulo pueda ser fecundado por un espermatozoide, una gran cantidad de éstos deben adherirse a la membrana que rodea al óvulo (zona pelúcida). Al unirse a ella, por medio de unos receptores específicos situados tanto en la zona pelúcida como en la cabeza del espermatozoide, éste libera unas substancias que alteran la zona permitiendo que uno de ellos penetre hasta el interior del ovocito. Si no se adhieren suficiente cantidad de espermatozoides, ninguno de ellos podrá fecundar. Esta falta de adhesión, podrá ser debida por tanto, a la presencia de un número muy escaso de espermatozoides (insuficiente para alterar la zona), a la ausencia de receptores (hay numerosos espermatozoides pero no se pegan a la zona) o sencillamente a una incapacidad de fecundar por parte de los espermatozoides (porque no pueden atravesar las células de la granulosa que rodean al óvulo y alcanzar la zona pelúcida o porque una vez alcanzada ésta, son incapaces de atravesarla).

Con la ICSI ayudamos al espermatozoide a salvar todas estas barreras depositándolo directamente dentro del ovulo.

*¿Cuáles son los parámetros más importantes para garantizar su eficacia?

La eficacia de cualquier técnica de reproducción asistida depende de la calidad de los óvulos y de los espermatozoides. Si los óvulos u ovocitos, tienen mala calidad es más probable que no resista el procedimiento de microinyección, por muy delicado que este sea, si bien esto ocurre en un porcentaje muy bajo de casos. En ocasiones, si no se consigue fecundación con los propios ovocitos de la paciente, se puede plantear el recurrir a ovocitos procedentes de una donante anónima, perfectamente estudiada y seleccionada específicamente para esa pareja. En cuanto a los espermatozoides, en general, por muy baja que sea su cantidad o su calidad, puede realizarse una microinyección espermática (ICSI). Incluso hay pacientes que no tienen espermatozoides en el semen pero que pueden ser aspirados directamente de tejido testicular, utilizarlos para el ICSI y conseguir con ellos embarazo.

*¿Cómo se realiza la selección espermática previa a la realización de la ICSI?

El procedimiento para seleccionar los espermatozoides para ICSI es el mismo, básicamente, que el utilizado para Fecundación In-Vitro convencional, si bien en cada caso concreto hay que realizar pequeñas modificaciones atendiendo tanto al número como a la movilidad de los espermatozoides así como al motivo por el que se ha recurrido al empleo del ICSI. El objetivo final es el seleccionar aquellos de mejor calidad y en un número adecuado.


En primer lugar se realizan una serie de lavados para eliminar el plasma seminal (dado que afecta negativamente a la fecundación) y resuspender los espermatozoides en un medio rico en nutrientes. A continuación se selecciona la población de espermatozoides con mejor movilidad y morfología. Posteriormente se preparan los espermatozoides específicamente para microinyectarlos. Para ello, con la ayuda de un microcapilar de inyección, los espermatozoides son escogidos de uno en uno. Antes de microinyectarlos, son inmovilizados. La inmovilización evita que el espermatozoide pueda salir del óvulo y además hace que se produzca una alteración en su membrana que le permitirá fecundar.

*¿Existe un límite de edad para someterse a un tratamiento de ICSI? 

No hay un límite relacionado con la edad, sino más bien con la calidad ovocitaria. Los ovocitos de mujeres de más edad pueden presentar, con mayor frecuencia, una peor calidad estructural y tener afectados los receptores espermáticos o las señales que hacen que se activen la fecundación y división para que se forme el embrión, pero esto puede encontrarse también en mujeres de menor edad con patologías que afectan a la función de sus ovarios. En cada paciente, en concreto, se debe personalizar el tratamiento más adecuado.

*¿Cuáles son los riesgos o efectos colaterales en un tratamiento de ICSI?

La ICSI, no conlleva riesgos o efectos colaterales per sé. Aunque la técnica de microinyección espermática parece más agresiva e invasiva que la fecundación in vitro convencional, los estudios realizados no demuestran una mayor tasa de anomalías genéticas o malformaciones debidas a la técnica. En determinados casos, sí puede haber un mayor riesgo, pero debido a la propia causa de la esterilidad, por lo que el estudio previo de la pareja y el diagnóstico definitivo es fundamental para prever y ofrecer soluciones a estos riesgos.

*¿Cuánto tiempo hay que esperar de una ICSI a otra? 

Generalmente, en caso de que no se haya producido embarazo tras el tratamiento de ICSI y dado que la paciente suele haber llevado un tratamiento previo de estimulación ovárica, se comprueba mediante ecografia cuando los ovarios están de nuevo en reposo. Es en este momento cuando consideramos que ya podemos iniciar un nuevo tratamiento. Esto suele implicar un ciclo menstrual de espera, pero cada caso debe evaluarse de forma personalizada.

*¿Qué tasa de éxito tiene este tratamiento de infertilidad?

Los resultados con ICSI en pacientes de menos de 37 años y con una buena respuesta ovárica al tratamiento (más de 8 ovocitos maduros) se acercan al 70% de pruebas de embarazo positivas por ciclo de tratamiento. Cuando se realizan hasta 3 intentos, la tasa de embarazo es superior al 80% por paciente.

Nuestros datos que han sido auditados por SGS y que figuran en nuestra web, revelan lo siguiente:

  • ICSI con óvulos propios (incluyendo todos los casos) se obtuvo una media de tasa de embarazo del 53,6 %. En mujeres de menos de 35 años, la tasa de embarazo fue del 60%.
  • ICSI con óvulos de donante (incluyendo todos los casos) se obtuvo una media de tasa de embarazo del 67,7%.

Tenemos que destacar que no se consigue una mejor tasa de embarazo cuando se hace I.C.S.I. frente a la F.I.V. convencional. Sólo recurrimos a la microinyección en los casos es los que está indicado.

El pronóstico de embarazo dependerá de cada caso concreto y el tratamiento se modificará, individualizándolo a cada pareja tanto en cuanto al tratamiento médico que recibirá la mujer, como a los procedimientos en el laboratorio.

Los factores de infertilidad en la mujer sí pueden empeorar el pronóstico de embarazo caso de la edad o una disfunción ovárica que haga que se produzca un número muy escaso de ovocitos o de peor calidad y consecuentemente embriones con peor potencial de implantación. Algunas alteraciones anatómicas y genéticas, pueden disminuir también la posibilidad de conseguir embarazo.

Es muy importante poder ofrecer a nuestras pacientes los mejores resultados ya que cuanto más alta sea nuestra tasa de embarazo, menos ciclos de estimulación tendrá que llevar, de manera que no solo se minimizarán las molestias y posibles complicaciones, sino también los gastos del tratamiento y los efectos emocionales que estos procedimientos conllevan.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No
1 comentarios
  1. MariCastel 4 años ago

    Me pareció muy interesante su artículo, ojalá pudiera complementarlo comentando acerca de la FIV PICSI que también hoy en día se está utilizando.

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Los contenidos publicados en SerásMamá se redactan únicamente con fines informativos y de divulgación. Nunca pueden sustituir la labor de un profesional ni emplearse para facilitar diagnósticos. Para más información, consulta con tu especialista.

Fecha de última actualización: 26/02/2019

©2019 Serás Mamá es una web de elembarazo.net

Forgot your details?