Fecundación in vitro mediante ICSI

La ICSI es una técnica de fecundación in vitro que consiste en la inseminación de un óvulo mediante la microinyección de un espermatozoide en su interior. Mediante la ICSI, sólo se precisa un espermatozoide por óvulo, mientras que en una fecundación in vitro clásica sin ICSI son necesarios entre 50.000 y 100.000.

Desde hace unos años se emplea de forma habitual la Fecundación in Vitro con microinyección intracitoplasmática, también conocida como ICSI por sus siglas en inglés (Intra Cytoplasmic Sperm Injection). Los pasos previos y posteriores a la inseminación son exactamente igual que en una fecundación in vitro clásica sin ICSI, sólo cambia la técnica de inseminación. Una vez fecundado, el óvulo se convierte en un preembrión y se transfiere dentro del útero para que continúe su desarrollo.

La ICSI se desarrolló en 1992 para tratar casos de esterilidad masculina o anomalías en el esperma: azoospermia, oligospermia,  astenozoospermia o la teratozoospermia  y desde entonces ha supuesto un gran avance en el tratamiento de la esterilidad de origen masculino. Hoy en día es una técnica que se utiliza de forma habitual.

¿Cuando está indicado hacer un ciclo de ICSI?

La Sociedad Española de Fertilidad (SEF) establece como indicaciones para este tipo de tratamientos:

  • Lesión o ausencia de las Trompas de Falopio.
  • Alteraciones severas de la calidad seminal.
  • Endometriosis.
  • Alteraciones de la ovulación.
  • Alteraciones inmunológicas.
  • Fallos previos de fecundación en tratamientos anteriores.

También está indicada para:

  • Varones con bajo número de espermatozoides, problemas de movilidad o mala morfología de los mismos.
  • Varones que se han realizado una vasectomía.
  • Enfermedad infecciosa o infertilidad de causa inmunitaria.
  • Dificultad para conseguir una eyaculación en condiciones normales, como ocurre en la eyaculación retrógada (problemas neurológicos, diabetes...)
  • Casos de muestras criopreservadas de varones vasectomizados o sometidos a tratamiento radio o quimioterápico. Son muestras muy valiosas porque se dispone de una cantidad limitada y la ICSI permite optimizar su uso.
  • Otros factores: fracaso repetido tras varios ciclos de FIV e IA, bajo número de ovocitos tras la punción o cuando es necesario identificar embriones sanos en caso de Diagnóstico Preimplantacional (DGP).

Fases de la ICSI: Fecundación in vitro con microinyección intracitoplasmática

1. Control y Estimulación ovárica

La estimulación ovárica en la FIV consiste en la administración de unas inyecciones diarias que conseguirán que los ovarios, en vez de producir un único óvulo, que es lo que hacen de forma espontánea cada mes, produzcan más ovocitos para poder llegar a obtener un mayor número de embriones. El tratamiento dura entre 10 y 20 días, en función del protocolo utilizado y la velocidad de respuesta de cada paciente. Durante el mismo, se realizan ecografías seriadas (unas 3 ó 4) y se determina el estradiol en sangre para comprobar que el crecimiento y la evolución de los folículos es el adecuado.

2. Punción y extracción

Cuando se comprueba por medio de ecografía que los folículos han alcanzado el tamaño adecuado y se considera que ya hay disponibles un número adecuado de óvulos, se programa la punción folicular alrededor de 36 horas después de la administración de una inyección de hormona hCG que induce la maduración ovocitaria de forma similar a como tiene lugar en el ciclo natural. La punción se realiza en quirófano y bajo sedación, con el fin de que la paciente no sienta ningún tipo de molestia durante el procedimiento, cuya duración es de 15 minutos aproximadamente.

3. ICSI




Una vez se dispone de los óvulos tras la realización de la punción folicular y se han seleccionado los espermatozoides de mejor movilidad y morfología, se procederá a la microinyección de los óvulos. Durante el proceso en el que se realizará la ICSI, se coloca el espermatozoide seleccionado dentro de una minúscula pipeta y es inyectado directamente dentro del óvulo. De esta manera, facilitamos al máximo la fecundación ,y los embriones obtenidos se desarrollarán durante 3 a 5 días en el laboratorio, antes de ser transferido nuevamente al útero materno.

4. Cultivo embrionario en el laboratorio

Los embriones resultantes tras la fecundación de los óvulos son observados en el laboratorio día tras día, y son clasificados según su morfología y capacidad de división. Algunos embriones pueden llegar a bloquearse en su desarrollo, y serán descartados al ser considerados como no viables.

5. Transferencia

El transfer consiste en la introducción de los mejores embriones dentro del útero materno con la ayuda de una cánula especialmente diseñada para ello. El procedimiento se lleva a cabo en el quirófano, aunque en este caso no es preciso realizar sedación, ya que es un proceso rápido e indoloro.

6. Vitrificación de embriones restantes

Una vez realizada la transferencia embrionaria, se lleva a cabo la vitrificación de los embriones de buena calidad no transferidos, con el fin de poder ser utilizados en un ciclo posterior sin necesidad de estimulación ovárica.

Antes de realizar cualquier tipo de tratamiento siempre hay que realizar una evaluación personalizada del paciente para determinar el tratamiento de fertilidad más adecuado.

La principal diferencia entre estos dos Tratamientos y la Inseminación Artificial es que el proceso de la fecundación del óvulo por parte del espermatozoide ocurre en el laboratorio y no dentro del aparato reproductor femenino como ocurriría en un embarazo espontáneo.

 Preguntas frecuentes sobre la ICSI

¿Se puede hacer la microinyección en todos los óvulos recuperados?

ICSI sólo se puede realizar cuando los ovocitos son maduros, es decir, cuando están en el momento óptimo para ser fecundados. Esto supone sólo una parte del total de los ovocitos recuperados en un ciclo. Hay ovocitos de mala calidad que se dañan en el momento de la inyección del espermatozoide.

¿Se fecundan todos los ovocitos?

De los ovocitos de buena calidad, suele lograrse una fecundación del 70%.

 ¿Se puede alterar la calidad embrionaria debido al ICSI?

En principio los resultados de la calidad embrionaria entre el ICSI y la FIV convencional son comparables. Algunos expertos piensan que el manipular el ovocito puede alterar la calidad embrionaria pero probablemente se trate de un problema de experiencia del biólogo que realiza la técnica.

¿Los embriones obtenidos tras ICSI ofrecen las mismas posibilidades de éxito de que los de FIV convencional?

Sí, si la calidad de los embriones es equiparable.

¿Ante una alteración severa del semen se puede proceder directamente a la Fecundación In Vitro con ICSI?

En los casos de factor masculino severo, antes de realizar la Fecundación In Vitro con microinyección espermática es importante proceder al estudio de la meiosis testicular para descartar anomalías genéticas en los espermatozoides que podrían dar lugar a fallos repetidos en la consecución de embarazo o anomalías embrionarias. En algunos casos, si hay número suficiente de células de espermatogénesis puede hacerse este estudio en semen

 

1 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 Serás Mamá es una web de elembarazo.net

Forgot your details?

Ir a la barra de herramientas