Todo sobre el proceso de la inseminación artificial

¿Sabes en qué consiste el proceso de inseminación artificial? La inseminación artificial es una técnica de reproducción asistida que consiste en introducir, de forma controlada, los espermatozoides en el útero de la mujer. El objetivo no es otro que aumentar las probabilidades de embarazo.

La inseminación artificial es un proceso sencillo, que se ha convertido, para muchas mujeres, en la única opción que les permitirá ver cumplido su sueño de ser madres.

Fases de la inseminacion artificial

Hoy te contamos todo sobre el proceso de la inseminación artificial. Si quieres saber en qué consiste, cuáles son sus fases y cuánto dura el proceso de inseminación artificial, te invitamos a seguir leyendo este artículo.

Proceso de la inseminación artificial

Como ya hemos dicho, la inseminación artificial consiste en un proceso sencillo mediante el cual se introducen los espermatozoides, seleccionados previamente, en el útero de la mujer.

Recuerda que la fecundación in vitro no es lo mismo que la inseminación artificial, descubre todas sus diferencias.

Por su parte, el proceso de inseminación artificial se realiza en la consulta ginecológica habitual. Es una técnica indolora, ya que consiste simplemente en introducir una cánula de inseminación. A pesar de ser una técnica tan simple, las probabilidades de éxito son bastante elevadas, siendo un factor determinante la calidad del semen.

Existen dos tipos de inseminación artificial, dependiendo de si los espermatozoides son de la pareja (Inseminación Artificial Conyugal) o proceden de un donante desconocido (Inseminación Artificial de Donante o IAD).

  1. La inseminación artificial conyugal
    Esta técnica de inseminación artificial conyugal o IAC se recomienda en los casos en que los espermatozoides no consiguen llegar al útero por distintos motivos. La impotencia, la vasectomía, o la eyaculación retrógrada, son algunos de ellos.
    También es recomendable en el caso de que la mujer padezca ciertas disfunciones ovulatorias, esterilidad de origen desconocido o diversas alteraciones anatómicas y/o funcionales.
  2. La inseminación artificial de donante
    En este caso, el semen introducido en el útero procede de un banco de semen. Las probabilidades de éxito son bastante elevadas en este caso, ya que la muestra de semen presenta unas condiciones óptimas, en cuanto a cantidad y calidad se refiere.
    Se recomienda en el caso de existir cierta enfermedades, cuando existe un fallo testicular en relación a la producción de espermatozoides y también, en el caso de mujeres que desean ser madres solteras o no cuentan con pareja masculina.


Fases de la inseminación artificial

En el proceso de inseminación artificial, el semen es preparado en el laboratorio. Allí se separarán los espermatozoides móviles del plasma seminal y otras células.

Para que el proceso se desarrolle con total normalidad y se aumenten las posibilidades de embarazo, se procederá a la estimulación hormonal de los ovarios. Así mismo, se controlará el ciclo de la ovulación para determinar cuál es el mejor momento para realizar la inseminación.

Fase 1. Control y estimulación de la ovulación

El proceso se inicia con la estimulación hormonal de los ovarios. Se administrarán las hormonas gonadotropinas, y después se controlará el ciclo de ovulación para determinar que el número de folículos, así como su tamaño es el adecuado. El control se realiza mediante una ecografía transvaginal y el análisis de estradiol en sangre. Llegado el momento ideal de maduración folicular, se provocará la liberación del óvulo.

Fase 2. Recogida y tratamiento del semen

El día de la ovulación, que es el mismo día que se va a realizar la inseminación propiamente dicha, la muestra de semen llega al laboratorio. Allí se separarán los espermatozoides con mejor morfología y movilidad del resto. Esta concentración de espermatozoides es más que suficiente para la inseminación.

En caso de que el semen proceda de un donante, la muestra llegará al laboratorio congelada. Allí la descongelarán para poder llevar a cabo la inseminación.

Fase 3. Inseminación propiamente dicha

La muestra de espermatozoides será introducida en el útero mediante una fina cánula. Una vez se ha realizado la inseminación artificial, deberás permanecer en reposo de 15 a 30 minutos. Después, ya podrás continuar haciendo vida normal.

Deberás saber que el óvulo tiene una supervivencia de 24 horas una vez ha salido del ovario. En caso contrario, los espermatozoides permanecen con vida en el interior del aparato reproductor femenino de 3 a 5 días.

Una o dos semanas después de la inseminación, seguramente te realizarán una analítica de sangre para comprobar si la inseminación ha sido efectiva.

¿Sabes cuánto dura el proceso de inseminación artificial? Es normal que el estado de impaciencia te haga preguntarte constantemente cuál es la duración total del proceso. Como ya hemos dicho es un proceso sencillo, cuya duración es similar a la de un ciclo natural, que puede girar en torno a un mes. Así que... ¡mucha paciencia!

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 Serás Mamá es una web de elembarazo.net

Forgot your details?

Ir a la barra de herramientas