Diferencias entre inseminación artificial y fecundación in vitro

La inseminación artificial y la fecundación in vitro son dos técnicas de reproducción asistida que se pueden aplicar en caso de problemas de fertilidad en los óvulos o en los espermatozoides. Cuando la calidad del esperma o de los ovocitos no es todo lo buena que se requiere para quedar embarazada estas técnicas pueden ser una solución.

La principal diferencia entre la la inseminación artificial y la fecundación in vitro es que en la primera, la fecundación se realiza dentro del útero, y en la FIV la fecundación se produce en el exterior, como su propio nombre indica la fecundación se realiza in vitro, en vidrio,  en laboratorio.

La técnica de la inseminación artificial, es mucho más simple: Se estimula la ovulación, se prepara el semen y se fecunda el óvulo mediante una intervención ambulatoria muy sencilla. Se realizan no más de 4 intentos.

La fecundación in vitro es más compleja, y también mucho más cara. Se estimula la ovulación, se extrae los óvulos más maduros mediante punción ovárica. La fecundación del óvulo extraído se realiza en un laboratorio y se realiza el cultivo embrionario.  Pasada esa fase, los especialistas seleccionan a los de mejor calidad y los transfieren al útero materno mediante una técnica mínimamente invasiva. Aquí puedes conocer en detalles como se realiza la fecundación in vitro paso a paso.


La FIV tiene, en principio, mayor tasa de éxito que la inseminación artificial.

¿Inseminación artificial o fecundación in vitro?

Usar una u otra técnica de reproducción asistida es una decisión que recomienda el médico en función del problema de fertilidad que se esté tratando. Generalmente la decisión se toma atendiendo a la edad, la calidad del esperma y el estado físico en general.

Normalmente si la mujer no supera los 37 años, el semen del hombre tiene unas buenas cifras de movilidad y recuento de espermatozoides y no hay problemas de fertilidad manifiestos como endometriosis u obstrucciones en las trompas de falopio, el primer intento es una inseminación artificial, ya que es menos agresiva y relativamente sencilla.

Si mediante la inseminación artificial no se consigue el embarazo, si existen anomalías más graves en el esperma o en los ovocitos, o en función de la edad de la mujer, se pasa a la fecundacion in vitro.

En cuanto al precio de la fecundación in vitro es muy superior al de la Inseminación artificial. Estamos hablando de un coste no superior a los 800 euros en la inseminación artificial y de más de 5000 en la FIV.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 Serás Mamá es una web de elembarazo.net

Forgot your details?

Ir a la barra de herramientas