¿Es necesaria la reducción embrionaria en los tratamientos de fertilidad?

La reducción embrionaria es un tema delicado y polémico relativa a los embarazos múltiples. Cuando una pareja se somete a una técnica de reproducción asistida en la que se transfieren los embriones ya cultivados al útero, aumentan significativamente las posibilidades de obtener un embarazo múltiple respecto a un embarazo que se haya producido de manera natural. Esta situación implica mayores riesgos, tanto para la madre como para los futuros bebés. De ahí que la legislación española fije en un máximo de 3 los embriones que se pueden transferir por ciclo, para minimizar en la medida de lo posible las opciones de que se desarrollen varios bebés a la vez. Hablamos de la necesidad de la reducción embrionaria en los tratamientos de fertilidad.

bezikus || Shutterstock

¿Qué es la reducción de fetos y qué papel cumple en los tratamientos de reproducción asistida?

La reducción embrionaria o embrioreducción consiste en provocar la desaparición de uno o varios embriones a través de una intervención que se realiza entre las semanas 10 y 13 de gestación, para así minimizar los riesgos de la misma y posibilitar que el otro u otros embriones o fetos salgan adelante.

Entre los riesgos asociados a las gestaciones múltiples se encuentran los siguientes:

  • Parto prematuro
  • Preeclampsia
  • Placenta previa
  • Aborto espontáneo de alguno de los fetos
  • Mayor retraso en el crecimiento y bajo peso
  • Aumento de la mortalidad perinatal
  • Alteraciones cromosómicas
  • Hemorragia post parto
  • Diabetes gestacional


Además, si la mujer que va ser madre se considera una gestante añosa y supera los 38 años, también se incrementan las opciones de sufrir una parada cardíaca o trombofilias.

La decisión de recurrir a una reducción embrionaria es siempre una decisión dolorosa y controvertida. A los propios miedos e inseguridades se puede sumar la presión por el que dirán. Lo mejor es sopesar los pros y los contras reposadamente, acudir a buenos profesionales, embriólogos y especialistas de fertilidad, dejarse guiar por sus consejos y, si es necesario, pedir una segunda opinión médica para valorar.

Syda Productions || Shutterstock

Tipos de reducción embrionaria

Existen dos tipos de reducción embrionaria:

  • Reducción selectiva que responde a criterios tales como la mayor viabilidad de un feto frente al otros. O la selección en base a defectos y malformaciones que uno pueda sufrir y otro no.
  • Reducción no selectiva en este caso se elige el feto atendiendo a otros criterios. Principalmente, la accesibilidad a uno u otro para realizar esta técnica.

A pesar de que esta situación dista mucho de ser la ideal, en este caso lo recomendable sería la reducción selectiva, porque así es como verdaderamente se posibilita al feto más sano y fuerte las opciones de vivir. Además, cuando la reducción no es selectiva y son los padres junto con el ginecólogo los responsables de decidir, pueden surgir muchos más conflictos morales.

¿Cuándo recurrir a la reducción embrionaria?

La reducción embrionaria no es una situación que los ginecólogos recomienden aleatoriamente y suelen darse causas y riesgos importantes que motiven el consejo de practicarla. Entre ellos, puede estar un riesgo mortal para la madre, incapaz de llevar a cabo una gestación múltiple por diversas causas. Respecto a los fetos, cuando se observa un desarrollo irregular de alguno, algún defecto congénito, etc.

En general, es un método al que se recurre cuando el profesional médico está convencido de que esta alternativa aumentará las opciones de supervivencia del otro feto o fetos en el embarazo gemelar o múltiple.

El procedimiento consiste en la introducción de una aguja en el abdomen materno hasta llegar al feto seleccionado para la reducción, al que se le inyecta una solución de cloruro potásico que para su crecimiento y lo hace “desaparecer” el propio tejido uterino lo reabsorbe poco a poco.

La reducción de los fetos o embrioreducción es una situación complicada para la que hay que ponerse en manos de buenos profesionales para minimizar el impacto emocional en los padres.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No
0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Los contenidos publicados en SerásMamá se redactan únicamente con fines informativos y de divulgación. Nunca pueden sustituir la labor de un profesional ni emplearse para facilitar diagnósticos. Para más información, consulta con tu especialista.

Fecha de última actualización: 26/02/2019

©2019 Serás Mamá es una web de elembarazo.net

Forgot your details?