¿Las vacunas pueden causar infertilidad?

Cuando estamos buscando un embarazo, ya sea por métodos naturales o a través de un tratamiento de fertilidad o reproducción asistida, muchos son los miedos. Tenemos miedo de que las cosas no salgan bien, y nos preocupamos por todos aquellos aspectos que pueden causar infertilidad. Muchas mujeres se preguntan, en este punto, si las vacunas pueden causar infertilidad.

Cómo influyen las vacunas a la fertilidad

Debemos partir de la idea de que las vacunas, para ser aceptadas y aprobadas, deben pasar procesos minuciosos de calidad. Comprobar el efecto que tienen en el cuerpo humano y superar así varias fases de estudios clínicos. No obstante, hay que destacar que no se recomiendan las vacunas realizadas con virus vivos atenuados (sarampión, parotiditis, varicela, rubéola etc.) desde tres meses antes del embarazo.

¿las vacunas causan problemas de fertilidad?

VGstockstudio || Shutterstock

Cuando llega la temporada de la gripe, muchas mujeres que están sometiéndose a tratamientos de fertilidad y quieren ser madres tienen dudas en vacunarse o no. Según el director general el IVI (Instituto Valenciano de Infertilidad), cualquier mujer que tenga el deseo de quedar embarazada debe ser tratada como el resto de la población. Si estas mujeres cuentan con algún factor de riesgo, como puedan ser problemas respiratorios, se recomienda la vacunación contra la gripe. No es necesaria si no existe peligro, pero en todo caso, esta vacuna no afectará al tratamiento de fertilidad.

Aunque las vacunas no causan infertilidad directamente, existen problemas con los tratamientos de fertilidad y las vacunas, hay otras muchas vacunas que preocupan a los pacientes que están sometiéndose a tratamientos de reproducción asistida. Lo cierto es que los análisis que se realizan antes de estos tratamientos, incluyen el estado de inmunidad para la rubéola y la hepatitis B.

La vacuna de la rubéola está en el calendario vacunal de los niños, no obstante, muchas veces hay mujeres adultas que no están inmunizadas. En este caso, sería recomendable vacunar a la mujer y esperar tres meses antes de comenzar el tratamiento de fertilidad, pues quizá podría perder eficacia.

En los casos de la vacuna de la hepatitis B, los especialistas en reproducción asistida la aconsejan en los grupos de riesgo. Especialmente se suministra a personal sanitario. En el caso de que no exista un factor de riesgo, no será necesaria suministrarla.


El mito de la vacuna contra el VPH y la infertilidad

Muchas fueron las noticias que asociaban la vacuna contra el VPH con infertilidad, entre otros. Lo cierto es que, tras minuciosos estudios, está asociación es completamente injustificada. No, la vacuna contra el VPH no está relacionada con los problemas de fertilidad o la infertilidad, igual que tampoco lo está con las alergias, los tromboembolismos venosos o los trastornos del corazón y otras enfermedades del sistema inmunológico. De hecho, es muy importante el papel del sistema inmune en la fertilidad de la mujer y a la hora de concebir.

Problemas de la fertilidad femenina

File404

Las vacunas durante el embarazo

Antes del embarazo estos temas nos preocupan. Como comentábamos, la mayoría son inocuas en tema de fertilidad, y si no es así, tan sólo hay que esperar un par de meses para poder intentar concebir de nuevo. No obstante, una vez embarazada ¿qué vacunas puedo ponerme?

Durante el embarazo, tanto la mamá como el bebé están expuestos a infecciones. No obstante, los expertos sólo recomiendan las vacunas en casos de riesgo extremo, preferiblemente a partir de las 16 semanas.

La vacuna de la gripe, por ejemplo. Las consejerías de Salud y el Ministerio de Sanidad, recomiendan que las embarazadas se vacunen, sobre todo si el parto está programado para invierno. Así, el bebé estará protegido para cepas durante los primeros meses de vida.

La vacuna antitetánica se podría recomen en embarazadas no vacunadas siempre y cuando tuvieran en cuenta el momento gestacional en el que se encuentre. Así, se podría aplicar dos dosis vacunales. La primera al menos 60 días antes del parto. La segunda, al menos 20 días después de la primera dosis. Ambas ayudarían a la protección frente al tétanos neonatal y puerperal.

También se podría aplicar una dosis, administrada al menos 60 días antes del parto, que generará concentraciones protectoras en el 83% de los casos. Ante cualquier duda sobre las vacunas que pueden causar infertilidad lo ideal es preguntarle tu médico o especialista.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No
0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Los contenidos publicados en SerásMamá se redactan únicamente con fines informativos y de divulgación. Nunca pueden sustituir la labor de un profesional ni emplearse para facilitar diagnósticos. Para más información, consulta con tu especialista.

Fecha de última actualización: 26/02/2019

©2019 Serás Mamá es una web de elembarazo.net

Forgot your details?