Toda la información sobre los embriones de calidad C en los tratamientos de fertilidad

En tratamientos de fertilidad, cuando hablamos de la calificación que ha obtenido un embrión por los profesionales, nos referimos a la viabilidad para su implantación que han determinado los embriólogos al analizarlo. Así, se establece una clasificación dividida en 4 categorías, cada una de ellas denominada por una letra: A, B, C y D. En este sentido, los que obtienen mejor puntuación se clasifican como A, mientras que los que tienen una puntuación más baja serían los denominados D. En este artículo hablamos del os embriones de calidad C en los tratamientos de reproducción asistida, presta especial atención.

¿Es posible quedarse embarazada con un embrión de calidad C?

YAKOBCHUK VIACHESLAV || Shutterstock

Los embriones tipo C serían los segundos con la clasificación más baja de la tabla. De ahí que cuando los embriones obtenidos en un tratamiento de Fecundación in Vitro (FIV) son de esta calidad, muchas parejas se planteen su viabilidad, o no, a la hora de conseguir un embarazo.

Criterios para clasificar la calidad de los embriones

Lo primero que hay que destacar cuando se habla de selección genética de embriones es que esta clasificación embrionaria, seguida por todas las clínicas de fertilidad en nuestro país, está amparada y creada por una asociación solvente, como es ASEBIR (Asociación para el Estudio de la Biología de la Reproducción), cuya fama traspasa nuestras fronteras.

De ahí que los parámetros utilizados en la clasificación de embriones resulten plenamente fiables. a la hora de querer ser madre mediante este tipo de técnicas.

Los criterios que se siguen para asignarles una letra u otra son 7 y atienden básicamente a la morfología de los embriones y a su ritmo de división durante su crecimiento, algo que se observa en los laboratorios durante 2 o 3 días de cultivo.

  • Número de células y división de las mismas

Un estudio que se realiza en dichos días de cultivo, en los que aún cuentan con entre 2 y 8 células. Es muy importante respetar estas fechas para no otorgar una clasificación errónea.

  • Fragmentación de las células

Observación de la división para verificar si se hace correctamente, sin la creación de fragmentos carentes de núcleos.

  • Simetría en las divisiones de las células


Cuando no se produce esta premisa y se dan divisiones irregulares, puede influir negativamente en la implantación de los embriones.

  • Visualización clara de los núcleos

El ideal es que cada célula presente su propio núcleo independiente. De no ser así, resulta un peor pronóstico.

  • Citoplasma heterogéneo

Los embriones están envueltos por una membrana que cubre el citoplasma y el núcleo y que en su estado óptimo debe ser homogénea, para no dejar al descubierto ninguna parte.

  • Presencia de vacuolas

Si las hay, desciende la clasificación de la calidad del embrión

  • Zona pelúcida de grosor y morfología adecuada

Cuando esta zona que recubre el embrión y que lo protege es demasiado gruesa, podemos encontrarnos con dificultades durante la implantación.

De qué depende la calidad del embrión

Marina Levashova || Shutterstock

Los embriones clasificados como tipo C y sus posibilidades de embarazo

Como decíamos, realmente esta clasificación de la calidad embrionaria no supone una garantía de embarazo, ya que afecta principalmente a la capacidad de los embriones para implantarse, en términos estadísticos.

Así, los embriones tipo A serían los más óptimos, con unas tasas aproximadas de implantación que alcanzan el 34,8 %. Les siguen los de tipo B, que también serían buenos y tienen tasas de implantación similares. Los embriones de tipo c serían considerados de calidad media, y su porcentaje de éxito es de un 19% más o menos. A la cola de la tabla estarían los de tipo D, cuyo porcentaje de implantación no rebasa el 13%. Además, los de este último tipo, el D, suelen tener algún tipo de anomalía adicional que hace muy difícil su viabilidad a largo plazo.

En conclusión, sí es posible obtener un embarazo con embriones del tipo C. Sencillamente, hay menos posibilidades que con los de tipo A o B por lo que, una vez obtenidos dichos embriones, cada clínica decidirá si implantarlos o no.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No
0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Los contenidos publicados en SerásMamá se redactan únicamente con fines informativos y de divulgación. Nunca pueden sustituir la labor de un profesional ni emplearse para facilitar diagnósticos. Para más información, consulta con tu especialista.

Fecha de última actualización: 26/02/2019

©2019 Serás Mamá es una web de elembarazo.net

Forgot your details?