¿Puedes ser mamá tras la histerectomía?

La histerectomía es una operación mediante la cual se extrae el útero de la mujer. Las causas son varias, también las consecuencias. Una histerectomía interrumpirán los ciclos menstruales de la mujer. Además, al ser el útero el lugar en el que crece el bebé durante el embarazo, es evidente que, tras extirparlo, la mujer no podrá quedar nuevamente embarazada. No obstante, si te preguntas si puedes ser mamá tras una histerectomía, debes saber que la respuesta es que sí existen algunas alternativas para ser mamá tras la histerectomía. Te contamos un poco más sobre esta operación y todo lo que la envuelve.

¿Es posible un embarazo sin tener útero?

George Rudy || Shutterstock

Tipos de histerectomía

Para ser sinceros, no todas las histerectomías son iguales. Hay varios tipos que repasaremos a continuación en Serás mamá, como también hay varios tipos de intervención para realizar esta operación. Los distintos tipos de histerectomía son los siguientes:

  • Histerectomía subtotal: en esta intervención se extirpa sólo el cuerpo del útero.
  • Histerectomía total: en esta operación se extirpará tanto el cuerpo del útero como el cuello del mismo.
  • Histerectomía radical: esta operación extrae el cuerpo del útero, el cuello del útero, la parte alta de la vagina y todos sus ganglios y conductos linfáticos.
  • Histerectomía total más doble anexectomía: es la operación más complicada. En ella, se extraen todos los órganos de la histerectomía radical, pero, además, también se extraerán las trompas de Falopio y los dos ovarios.

En cuanto al tipo de intervención que se utiliza para realizar una histerectomía, se puede diferenciar entre la histerectomía abdominal, que se realiza a través de una incisión abdominal que dejará una cicatriz visible; la histerectomía mediante laparoscopia, con pequeñas incisiones en el abdomen que no dejan casi cicatriz; o la histerectomía vaginal, que se realiza a través de la vagina y no deja ninguna cicatriz visible.

Consecuencias de una histerectomía

Las consecuencias de esta operación quirúrgica son varias, entre ellas puedes ser que tengas problemas de fertilidad o que no puedas quedarte embarazada. No obstante, hay que dejar claro que no todas ellas tienen que darse en una misma persona. Las consecuencias físicas y psíquicas pueden variar dependiendo de la mujer, sobre todo las últimas.


Por un lado, estaría la menopausia repentina. Si en este procedimiento se extirpan los ovarios, se entrará automáticamente en una menopausia repentina. Así, la mujer experimentará todos los síntomas, tales como calor, sofocos, sequedad vaginal etc.

Probabilidades de sufrir un prolapso de cúpula vaginal. Al cortar los ligamentos del útero, se altera la posición natural de los huesos y los órganos dentro de la pelvis, algo que puede afectar a las caderas, columna o a toda la estructura del esqueleto. Además, tras esta intervención, se acorta la vagina, que ya no tiene donde sostenerse. Será necesario cerrar la vagina en su extremo superior y sostenerla de alguno de los ligamentos. Puede suceder que, con el tiempo, estas suturas se debiliten y, por tanto, se sufra un prolapso de la vagina.

Posibilidades de la maternidad tras la histerectomía

pathdoc || Shutterstock

Cuando se elimina el principal elemento de sujeción de la vagina, puede alterarse la estática pélvica y, por tanto, aumentar la presión sobre los músculos del suelo pélvico. Esto hará que aumenten las probabilidades de incontinencia urinaria o fecal.

Muchas mujeres llegan a experimentar dolores en las relaciones sexuales tras someterse a una histerectomía. Hay otro porcentaje que reportan una pérdida significativa de la sensación de placer en las relaciones sexuales. Esto es debido a la disminución de la fuerza de las contracciones vaginales durante el orgasmo.

La sequedad vaginal también sería otra de las posibles consecuencias, sobre todo en los casos en los que se extirpan también los ovarios, pues son los productores de estrógenos, la hormona que se encarga, entre otras cosas, de lubricar y dar consistencia a los tejidos de las paredes vaginales.

Otras mujeres experimentan otras consecuencias de la histerectomía como el estreñimiento, problemas de gases y dolor abdominal y, sobre todo, secuelas a nivel psicológico.

Infertilidad tras la histerectomía

Si se ha extraído el útero, las posibilidades de embarazo son nulas. El bebé no podrá alojarse en el cuerpo de la madre. No obstante, si no ha perdido los ovarios, seguirá ovulando. Esto significa que podrían utilizarse en una fecundación in vitro. No obstante, la transferencia embrionaria debería realizarse en el útero de otra mujer. Así, la única posibilidad de ser madre tras la histerectomía sería a través de la gestación subrogada.

Especial sobre la gestación subrogada

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Forgot your details?

Ir a la barra de herramientas