La selección genética de embriones: qué es y cuáles son sus beneficios

Hace algunas décadas, eso de la selección genética de embriones podía sonar a ciencia ficción pura y dura. No obstante, a día de hoy es una técnica que está a la orden del día. Una elección genética a la que muchos futuros padres se someten. Te mostramos todos los secretos sobre la selección embrionaria para combatir los problemas de fertilidad, qué es y cuáles son sus beneficios.

Argumentos a favor de la selección de embriones

Novelo || Shutterstock

 

Qué es la selección genética embrionaria

La selección de embriones es una técnica de reproducción asistida. Su finalidad es clara, elegir el mejor embrión para una FIV.

Debemos pensar que una de las dudas más frecuentes cuando se está embaraza, incluso a medida que crece el bebé, es si estará sano. Los especialistas en genética han avanzado mucho en este punto. A través de la selección genética embrionaria, se puede analizar cada embrión, eligiendo así los que son genéticamente normales.  Se evita así que los embriones sean de mala calidad, alcanzando la implantación embrionaria y mayores tasas de embarazo bastante más altas. Pero, además, esta técnica puede ser muy útil para valorar si un embrión tiene alteraciones que pudieran ser las responsables del riesgo a padecer una enfermedad grave que se quiere prevenir.

Una vez se seleccionan los embriones, los que cuentan con las alteraciones genéticas mencionadas, o lo que sean de mala calidad, son destruidos. Así, sólo se implantan en la futura madre los mejores. Además debes saber a la hora de ser madre mediante esta técnica que la calidad embrionaria se determina en función de los grados A, B, C, o D y otros parámetros.

Ventajas y desventajas de la selección genética embrionaria

Esta técnica cuenta con muchas ventajas. Algunas de las ventajas de la selección de embriones para el tratamiento de Fecundación In Vitro son las siguientes:

  • Mejorar la selección embrionaria: tan sólo los embriones que no tengan alterado el número de cromosomas podrán convertirse en un niño sano. Gracias a esta técnica, la implantación embrionaria se hace con embriones completamente sanos y de buena calidad.
  • Evitar la transferencia de embriones que no implanten: hay alteraciones cromosómicas que dificultan (incluso que son incompatibles) con la vida. Estas alteraciones hacen que el desarrollo o la implantación no sean posibles. Con una selección genética minimizamos estos riesgos en una FIV.

  • Evitar embriones que terminen en abortos o nacimientos de niños con diferentes síndromes: estas alteraciones cromosómicas también podrían derivar en un aborto o incluso en diferentes síndromes como el Síndrome de Down, Patau o Edwards. Los embriones que tengan alteraciones que puedan desembocar en estos casos, serán descartados mediante la selección embrionaria.
  • Disminución del tiempo para conseguir el embarazo: es evidente que, si se seleccionan los embriones de mejor calidad, el embarazo pueda conseguirse mucho más rápido.
  • Menor coste: aunque, a priori, el coste de la selección genética embrionaria puede ser un coste extra, al reducir el mantenimiento de embriones que parecen sanos pero no lo son o evitar la transferencia de embriones que no terminarían en embarazo, hace que se ahorre en el proceso.
De qué depende la calidad del embrión

Marina Levashova || Shutterstock

Aunque como hemos visto, la selección genética embrionaria cuenta con bastantes beneficios aunque también encontramos algunas desventajas:

  • Es un procedimiento invasivo: hay que tener en cuenta que es necesario realizar una biopsia al embrión, por lo que se corren riesgos. Aún así, los procedimientos han avanzado mucho en los últimos años.
  • Ciclos sin transferencias: hay casos, como en los casos de las pacientes de edad avanzada, en el que podríamos encontrarnos con el total de embriones no aptos. Esto terminaría en un ciclo sin transferencia.
  • Dificultad para tomar la decisión: es una técnica que muchas veces cuesta aceptar, sobre todo a padres o parejas que tengan reticencias éticas y/o emocionales.

Cómo se realiza la selección embrionaria para lograr el embarazo

Antes de comenzar la elección genética de embriones, la mujer tendrá que someterse a una estimulación ovárica. Esta estimulación permitirá que pueda producir más embriones para poder analizar.

A los tres días, cuando los embriones tienen entre seis y ocho células, se les extrae una o dos mediante biopsia. Después, el embrión volverá a la incubadora hasta una resolución.

Son las células extraídas las que se analizan y se someten a un estudio genético. El resultado se obtiene en pocas horas, por lo que la elección se hará de forma bastante rápida.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No
0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Los contenidos publicados en SerásMamá se redactan únicamente con fines informativos y de divulgación. Nunca pueden sustituir la labor de un profesional ni emplearse para facilitar diagnósticos. Para más información, consulta con tu especialista.

Fecha de última actualización: 26/02/2019

©2019 Serás Mamá es una web de elembarazo.net

Forgot your details?