Método Ericsson: una manera de realizar la selección del bebé

La medicina avanza, también en el campo de la fecundación in vitro y la inseminación artificial. Y no, en esta ocasión no nos referimos a cuestiones como los tratamientos de fertilidad. En las últimas décadas se han realizado también muchos estudios sobre la selección del sexo del futuro del bebé. Actualmente hay varios métodos. Es cierto que es un tema controvertido, pero también es interesante saber cómo funcionan y que aspectos estudian y trabajan. Por ejemplo, el método Ericsson.

Inseminación artificial para tener un niño

Alena Popova || Shutterstock

Cómo elegir el sexo del bebé mediante la inseminación artificial

La selección del sexo del futuro bebé es una cuestión bastante controvertida. Es cierto que científicamente es posible elegir el género del futuro hijo. Sí, con métodos específicos relacionados con los avances en tratamientos de fertilidad. No obstante, hay que dejar claro que esto no supone ninguna ventaja en cuanto a conseguir un embarazo. Así,  estas técnicas que no se permiten en países como España.

En España sólo es legal la elección del sexo con el objetivo de evitar enfermedades hereditarias ligadas al sexo.

Las técnicas preembrionarias son métodos que intentan seleccionar a los espermatozoides con cromosoma X o Y en función del sexo deseado. Estos métodos no necesitan crear embriones de los que después no se podrá hacer uso. Sí, son menos eficaces que otras técnicas más invasivas, pero siguen siendo una opción a tener en cuenta si se quiere influir en el sexo de nuestro futuro bebé.


Qué es el método Ericsson

El método Ericsson de elección de sexo por separación de espermatozoides está patentando desde 1969 a nombre de su descubridor, el norteamericano Ericsson. La base de esta técnica se basa, entre otros, en la rapidez de nado de cada uno de los tipos de espermatozoides (carga X o Y). Esta es una de las técnicas que permiten escoger el sexo del bebé, así como el método Shettles que estudia la posibilidad de que los espermatozoides con una carga Y son muco más veloces que los que llevan carga X.

¿Es fiable el método Ericsson?

Dean Drobot || Shutterstock

Dependiendo de la carga de ADN de los espermatozoides, se dice que los que tienen carga Y son más ligeros y rápidos. Por otro lado, los espermatozoides con carga X son mucho más lentos. El método Ericsson asegura que, con una modificación en el protocolo de capacitación del semen en un laboratorio, es posible enriquecer la muestra con los espermatozoides del sexo que se desea e introducirlos directamente en el útero de la madre mediante una inseminación artificial.

¿Es fiable el método Ericsson?

Algunas clínicas norteamericanas siguen ofreciendo esta técnica como reclamo para poder ser madre, garantizando a las parejas que hay un 80% de posibilidades de acertar con el sexo del bebé. Es más, son muchas las parejas de españoles que han viajado hasta Estados Unidos para someterse a este tratamiento. A ese proceso de selección del esperma del marido que, en teoría, permitiría separar los espermatozoides con carga X de los que tienen carga Y. No obstante, las investigaciones que hay al respecto no son tan optimistas.

Lo cierto es que estudios como el de la bióloga Anna Veiga, del Instituto Dexeus, junto con el trabajo del genetista Josep Egozcue, revelan que este método no tiene ningún tipo de eficiencia. Según asegura la bióloga Anna Veiga, del equipo de fecundación asistida del Instituto Dexcus de Barcelona, este método no seleccionaría absolutamente nada.

La investigación consistió en efectuar la selección de sexo según el método Ericsson y analizar posteriormente los espermatozoides que se habían seleccionado mediante procedimientos de biología molecular para comprobar si eran del sexo que se esperaba. El resultado se alejaba muchísimo de lo que se ha dicho del método. Donde se suponía que debía encontrarse una concentración del 80% de espermatozoides X, por poner un ejemplo, había tan sólo un 50%. Así, donde debía haber un porcentaje del 80% de espermatozoides con carga Y, había tan sólo un 50%. Si nos fijamos, se trata de mitad y mitad. Sí, la misma proporción que ofrece la naturaleza en un esperma que no está tratado.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No
0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Los contenidos publicados en SerásMamá se redactan únicamente con fines informativos y de divulgación. Nunca pueden sustituir la labor de un profesional ni emplearse para facilitar diagnósticos. Para más información, consulta con tu especialista.

Fecha de última actualización: 26/02/2019

©2019 Serás Mamá es una web de elembarazo.net

Forgot your details?