¿Qué es la capacitación de los espermatozoides?

Si entendemos capacitar como hacer que una persona o cosa sea apta o capaz para algo, podremos entender la esencia de la capacitación de los espermatozoides. Sí, aunque no lo creamos, tras la eyaculación, los espermatozoides no son aptos para fecundar el óvulo. Es necesaria esa capacitación. Una serie de cambios fisiológicos que tienen como objetivo dotar a los espermatozoides de la capacidad para fecundar el óvulo.

Recuperación de espermatozoides móviles

wavebreakmedia || Shutterstock

Tipos de capacitación espermática

Este es uno de los parámetros que ayuda a medir la cálidad del semen cuando surgen problemas de fertilidad. Podemos decir que hay dos tipos de capacitación espermática, una que se hace de forma natural y otra que se haría en laboratorio.

1.Capacitación espermática in vivo

Esta es la capacitación o REM, "recuperación de espermatozoides móviles" que se hace de forma natural. Cuando los espermatozoides entran en contacto con los fluidos del aparato reproductor femenino, experimentan la etapa final de su desarrollo. Esta etapa les confiere la capacidad fecundante.

El esperma sufre varios cambios. Por una parte, adquiere la capacidad de conseguir la reacción acrosómica para facilitar así su penetración en la zona pelúcida. Esta reacción hace que se liberen enzimas del acrosoma, necesarias completamente para atravesar esta zona del aparato reproductor de la mujer.

Además, el esperma también va a notar cambios en sus movimientos. Estos movimientos ya no serán rectilíneos, serán oscilantes. Esto es debido a que la cabeza del espermatozoide da fuertes impulsos.

Un dato interesante es que la capacitación de los espermatozoides no se hace de forma simultánea. Cada uno tiene su ritmo. Así, una vez llegan al ovocito, los que vean terminado el proceso tendrán más probabilidades de fecundar el óvulo.


2. Capacitación espermática in vitro

Cuando una pareja se somete a un tratamiento de reproducción asistida como la inseminación artificial o la fecundación in vitro, los espermatozoides no atraviesan el tracto reproductor femenino por completo. Esto imposibilita la capacitación espermática. De esta forma, no queda otro remedio que hacerlo en laboratorio y aumentar así las posibilidades de ser madre.

La capacitación espermática in vitro se puede hacer principalmente de dos maneras:

  • Gradientes de densidad: en este caso, se emplean dos o tres medios de diferente densidad para poder imitar las diferentes fases del camino natural de los espermatozoides por el tracto reproductor femenino. Estos medios hacen que los espermatozoides se separen del líquido seminal y se agrupen, obteniendo una concentración de espermatozoides con buena aptitud para fecundar el óvulo.
  • El swim-up: es un procedimiento más antiguo. Se seleccionan los espermatozoides con mejores capacidades para ascender en un medio de cultivo determinado. Se centrifuga la muestra para concentrar todas las células en el fondo y eliminar el plasma seminal. Se añaden ahora a un medio de cultivo y se deja el tubo inclinado. Los espermatozoides que naden mejor hacia el borde serán los seleccionados.
Cómo se forma un espermatozoide

Guas || Shutterstock

Dudas sobre la capacitación espermática del hombre

No es raro que frente a esta prueba surjan algunas dudas. Por ejemplo, muchos se preguntan cómo se elige la técnica de capacitación espermática en cada caso. Lo cierto es que esto dependerá de la muestra seminal. No obstante, si los parámetros seminales son normales, se suele recurrir directamente a los gradientes de densidad. Si los parámetros no fueran los correctos, se tendría que realizar el lavado de muestra.

Otros se preguntarán cuál de los métodos es el que mejor resultado da. Para ser sinceros, no hay una técnica mejor que otra. No obstante, parece que los gradientes de densidad obtienen muestras más limpias.

Por otro lado ¿cuánto puede costar la capacitación espermática? Hay que tener en cuenta que este proceso se incluye en las técnicas de reproducción asistida, por lo que suele estar ya dentro del precio final. No obstante, si se realiza como una prueba diagnóstica, podemos hablar de un precio en torno a los 100 o 150 euros.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2018 Serás Mamá es una web de elembarazo.net

Forgot your details?

Ir a la barra de herramientas