¿Es perjudicial correr durante la implantación?

¿Te has quedado embarazada por fin? ahora debes saber que existen muchos mitos acerca del ejercicio físico durante el embarazo. La mayoría de ellos se han ido superando en los últimos años gracias a la mejor información que manejamos. Sin embargo, aún existen suspicacias sobre la realización de ciertas actividades físicas, como correr durante la implantación.

¿Se puede hacer running durante la implantación del embrión?

Jacob Lund || Shutterstock

Los efectos del deporte durante la implantación

Si vas a ser mamá seguro que deseas salir de dudas. A pesar de antiguas creencias, los estudios han demostrado que la práctica de ejercicio físico durante el embarazo e incluso en un momento tan delicado como es el de la implantación, no condiciona ni afecta a la misma. Se puede correr durante la implantación sin asumir ningún tipo de riesgo, siempre que esta carrera no sea de una alta intensidad.

La implantación es uno de los puntos iniciales de la gestación. Un momento especialmente sensible donde el embrión unión del óvulo y el espermatozoide se adhiere a la cavidad uterina, al endometrio, para empezar a desarrollarse en el mismo y dar lugar finalmente a un bebé.

En los casos de embarazos muy planificados, como aquellos que se producen como resultado de alguna técnica de reproducción asistida, las mujeres suelen experimentar sentimientos angustiosos frente a este proceso. Las ganas de que todo suceda debidamente confrontan en algunos casos sus ritmos de vida habituales y creen, erróneamente, que deben guardar “cierto reposo” para favorecer la implantación. No obstante, a no ser que el especialista nos haya recomendado este reposo, podemos continuar con nuestras vidas, lo cual incluye actividades como correr durante la implantación, si ya corríamos antes. Sin embargo debes tener en cuenta 4 hábitos de vida que podrían perjudicar la implantación del embrión y afectar a tus deseos de ser madre.

Por otro lado, si la mujer no corre de manera habitual sí que es cierto que quizá el momento ideal para empezar no sea el del embarazo, aunque perfectamente puede hacerlo si es de forma moderada.


Se puede hacer running durante la implantación, es más las mujeres más deportistas que corren una media de 3 días en semana pueden seguir haciéndolo sin problema siempre que se encuentren cómodas y no sientan demasiada fatiga. Por su parte, aquellas que no son deportistas habituales, pueden decantarse por otras prácticas más llevaderas.

Realmente, el deporte en cualquier periodo de la gestación, dentro de lo que nuestro cuerpo nos permita, es altamente beneficioso y lo único que hay que tener en cuenta es no subir la intensidad a la que estamos acostumbradas repentinamente.

Entre las prácticas deportivas más indicadas para las gestantes se encuentran, por ejemplo, la natación, el pilates y el yoga. Además toma nota de los factores que sí mejoran la implantación del embrión y favorecen la gestación.

Se puede hacer deporte durante la implantación

bbernard || Shutterstock

Realizar una actividad física que nos resulte placentera nos ayudará a prevenir dolores lumbares, así como calambres, además de beneficiar a nuestra autoestima, a través de una sensación de bienestar general. El deporte hace que gocemos de mayor resistencia física, que reforcemos la pared abdominal (tan importante durante el embarazo) y la zona pélvica, que mejore la circulación sanguínea, que se regule nuestro tránsito intestinal y que se refuercen nuestras defensas.

Así mismo, también combate el insomnio, otra de las consecuencias frecuentes que se suelen padecer en los embarazos.

A pesar de todo ello, existen una serie de prácticas deportivas contraindicadas por su alta intensidad y riesgo. Entre los deportes no aconsejados están los de contacto como el judo o el  boxeo. Los que se practican dentro del agua e implican privación de oxígeno temporal como el buceo o el submarinismo, los que tienen alto riesgo de caídas o son de alto impacto, por ejemplo: paracaidismo, escalada, automovilismo… Los que implican un grandísimo esfuerzo físico como la halterofilia o la gimnasia deportiva… Y por último aquellos que impactan en el suelo pélvico, en estos casos hablamos de la equitación, el salto de altura o de longitud.

También existen casos en los que el ginecólogo puede desaconsejar cualquier práctica deportiva como son en las mujeres que sufren hipertensión arterial, problemas cardiovasculares o placenta previa. Sin embargo, si las condicciones de tu embarazo son buenas, no es perjudicial correr durante la implatación del embrión.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No
0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Los contenidos publicados en SerásMamá se redactan únicamente con fines informativos y de divulgación. Nunca pueden sustituir la labor de un profesional ni emplearse para facilitar diagnósticos. Para más información, consulta con tu especialista.

Fecha de última actualización: 26/02/2019

©2019 Serás Mamá es una web de elembarazo.net

Forgot your details?