La pregorexia: un miedo a perder en el embarazo

La pregorexia es un trastorno alimenticio que sufren algunas mujeres al quedarse embarazadas consistentes al pánico por engordar durante la gestación y sus esfuerzos por no hacerlo. Se trata de un desorden que puede implicar numerosos riesgos para el feto, por lo que es importante detectarlo a tiempo.

Uno de los primeros estudios sobre su incidencia en mujeres embarazadas se ha llevado a cabo en Reino Unido. Los datos que arrojaba el informe son los siguientes: un 7,6 % de mujeres padecen trastornos alimenticios durante la gestación que se podrían achacar a esta patología mientras que un 23,4% de las mujeres aseguraban sentirse bastante preocupadas por los cambios en su peso y figura durante el embarazo.

Definición de pregorexia

4 PM production || Shutterstock

El haber sufrido trastornos alimenticios previamente, tales como anorexia o bulimia, hace a este sector de la población más vulnerable a padecer pregorexia durante sus gestaciones. No obstante, los expertos indican que un “30% de las mujeres embarazadas no se nutren correctamente” a pesar de no sufrir ningún tipo de alteración o trastorno al respecto.

Síntomas de la pregorexia

Existen una serie de circunstancias que vamos a compartir en este artículo de Serás mamá que pueden ponernos alerta de si una mujer padece pregorexia. Entre ellos destacan los siguientes:

  • No hablan de su embarazo apenas.
  • Realizan ejercicio físico en exceso, incluso entrenamientos no recomendados para embarazadas.
  • Cuentan las calorías de todo lo que consumen.
  • Intentan comer siempre solas para que nadie note su obsesión.
  • Pueden provocarse el vómito.
  • A veces se saltan comidas.

Es cierto que a veces estos síntomas de la pregorexia o la anorexia durante el embarazo son similares a los que muchas padecen los tres primeros meses de gestación o que, incluso, la mujer desarrolle cierta animadversión por determinados alimentos, por su sabor u olor. Pero, generalmente, este tipo de trastornos son temporales y se mitigan con el tiempo.

Además, las mujeres que sufren este trastorno no suelen reconocerlo públicamente. Por eso es importante que las personas de su entorno estén pendientes de estos síntomas para poder ayudarlas.

En ocasiones, la mujer ya había sufrido episodios de trastornos alimenticios previamente que en cierto modo se repiten a pesar de su gestación. Por ello, uno de los cuidados básicos antes del embarazo es llevar una alimentación saludable y no saltarse ninguna de las comidas.

Otras veces, la propia presión social a la que las féminas se ven sometidas sobre su peso y figura, hace mella en ellas. Los reportajes en los que vemos a mujeres famosas que mantienen una forma física envidiable durante el embarazo y que recuperan su figura apenas salidas del paritorio, tampoco ayudan a mitigar este problema, ya que no ofrecen una imagen real de la gestación, maternidad y puerperio.

Consecuencias de la pregorexia

Existen dos tipos de consecuencias sobre la pregorexia. Las que afectan a las propias embarazadas y las que sufren sus bebés.


En el primer caso:

  • Menor volumen de líquido amiótico
  • Pérdida de densidad ósea
  • Hipertensión
  • Bradicardia y arritmias
  • Mayor posibilidad de desprendimiento placentario
  • Desnutrición
  • Anemia
  • Caída del cabello y fragilidad en las uñas
  • Baja producción de leche

Mientras que, los fetos pueden presentar estos problemas:

  • Alteraciones neurológicas
  • Aumenta la posibilidad de desarrollar retraso mental
  • Bajo peso al nacer
  • Parto prematuro
  • Mayores complicaciones durante el parto
  • Insuficiencia respiratoria
  • Muerte fetal
¿En qué consiste la pregorexia?

Denys Kurbatov || Shutterstock

Tratamiento de la pregorexia

Como la pregorexia es una enfermedad principalmente mental, se necesita de especialistas en esta materia para tratarla. Al psiquiatra lo complementarán un nutricionista, la matrona y el propio ginecólogo que esté llevando el embarazo.

Hay que establecer un plan de comidas con la paciente y normalizar los horarios, creando siempre un ambiente relajado y no obligándola a comer. El aumento de peso en el embarazo normalmente oscila entre los 9 y 12 kilogramos. No obstante, depende de cada mujer. Los parámetros varían si la mujer inició el embarazo con bajo peso o con obesidad o si el embarazo es gemelar.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No
0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Los contenidos publicados en SerásMamá se redactan únicamente con fines informativos y de divulgación. Nunca pueden sustituir la labor de un profesional ni emplearse para facilitar diagnósticos. Para más información, consulta con tu especialista.

Fecha de última actualización: 26/02/2019

©2019 Serás Mamá es una web de elembarazo.net

Forgot your details?