Respuestas y etapas emocionales ante la infertilidad

Al igual que sucede cuando nos enfrentamos a cualquier otra mala noticia, asumir que se padece un problema de fertilidad o infertilidad supone un choque emocional para quien lo padece. Enfrentarse al diagnóstico y todo lo que implica es similar a un proceso de duelo en el que se pueden diferenciar diferentes etapas o fases emocionales ante la infertilidad.

Emociones e infertilidad

fizkes || Shutterstock

Las emociones ante los problemas de fertilidad

Si le preguntas a un especialista en fertilidad las etapas emocionales ante la infertilidad más comunes son: la paralización, el anhelo ante el deseo de ser padres, la desperación y la aceptación. Dentro de este proceso destacan las siguientes respuestas emocionales, principalmente:

1. Shock, paralización o bloqueo

Si quieres ser madre o padre y te encuentras con trabas en el camino seguramente pasarás por la fase de negación. Una vez recibido el diagnóstico de infertilidad la pareja no se cree que algo así les pueda estar ocurriendo. Muchas veces se pide una segunda opinión médica porque no se da crédito, mientras que en otras ocasiones se buscan otras vías para alejarse de la realidad o pensar que ya se pasará: “cuando nos relajemos sucederá”, “necesitamos descansar”, etc. En ocasiones esto se acompaña de un periodo de aislamiento en el que se evita hablar del problema. No se quiere asumir.

2. Culpa

Otro sentimiento que sigue a esta primera etapa es el de culpa. Tendemos a martirizarnos con la posibilidad de que hayamos hecho algo mal o plantearnos por qué no nos dimos cuenta antes y pusimos medidas. A esta emoción le acompaña un gran anhelo de conseguir aquello que, naturalmente, se nos niega. Es decir, la maternidad / paternidad. El deseo de tener hijos se vuelve más irrefrenable y nos sume en una gran pena y tristeza.

3. Rabia y enfado


¿Por qué me ocurre esto a mí? No se comprende el motivo por el que esto nos ha pasado a nosotros (precisamente, porque muchas veces no hay motivo). Se despiertan emociones incluso de resentimiento hacia otras parejas o mujeres embarazadas o con hijos que sí que lo han conseguido. La situación se nos torna completamente injusta.

Fases ante los problemas de la fertilidad

fizkes || Shutterstock

4. Desesperanza

Quizá una de las fases más largas y por las cuáles puede ser uno de los motivos de abandono de un tratamiento de fertilidad. Se tiende a pensar que no seremos capaces de asumirlo y de revocar la situación. No nos vemos en disposición de tomar las riendas y enfrentarnos al problema, de buscar soluciones. Incluso, si las conocemos y sabemos cuáles son, dudamos de su efectividad con nosotros. Además, nos sentimos terriblemente solos y aislados. Evitamos situaciones en las que se hable de hijos o embarazos así como todo tipo de actos sociales que nos recuerden el problema (bautizos, cumpleaños infantiles). Esta etapa emocional ante los problemas de fertilidad se acompaña de problemas como el insomnio, falta de concentración, pérdida de apetito… Es un estado semi depresivo, con el que hay que lidiar para avanzar a la siguiente fase

5. Aceptación

Finalmente, asumimos el problema y a pesar de que sabemos que éste no ha desparecido, lo toleramos de otra manera, emocionalmente más madura y serena. Este sería el momento final, previo a la búsqueda de soluciones y alternativas  al embarazo natural para lograr nuestro objetivo y en cada pareja se llega a él de manera distinta. De hecho, incluso en una misma pareja, ambos miembros transitan por todas estas fases de diferente forma. En el caso de los hombres el proceso suele ser más llevadero, mientras que en las mujeres estas etapas se prolongan más y su sufrimiento suele ser mayor.

A pesar de que los problemas de fertilidad pueden afectar a la pareja, en esta fase la pareja se reorganiza en torno a esta situación y comienzan a comunicarse mejor al respecto y a buscar entre las diferentes técnicas de reproducción asistida, aquella que creen que más les conviene. Se informan, buscan clínicas e incluso es posible que también acudan a personas / asociaciones con los mismos problemas que ellos para asesorarse.

Una vez iniciado un tratamiento de de fertilidad o reproducción asistida también se experimenta ilusión y motivación. Aunque siempre entremezcladas con sentimientos negativos como temor, duda, impaciencia, etc.

El proceso tampoco será fácil pero al menos ya tendremos un hilo de esperanza.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2018 Serás Mamá es una web de elembarazo.net

Forgot your details?

Ir a la barra de herramientas