¿Es perjudicial tener bajo peso y quedarte embarazada?

El estado nutricional de la madre siempre tiene un efecto directo sobre el crecimiento del feto. Así, leemos en constantes ocasiones lo perjudicial que es que una mujer con problemas de sobrepeso se quede embarazada o las repercusiones que tiene el sobrepeso en la fertilidad de la pareja. No obstante ¿qué sucede con las futuras madres que tienen bajo peso? ¿Es perjudicial tener bajo peso y quedarte embarazada? Lo cierto es que sí, el bajo peso en una mujer también puede influir negativamente, tanto a la hora de quedarse embarazada como a la hora del desarrollo del bebé.

Tener poco peso y quedarse embarazada

Ersler Dmitry || Shutterstock

Extremada delgadez y embarazo

Lo cierto es que existe peligro de tener bajo peso para concebir. Estar demasiado delgada podría dificultar el embarazo. Un índice de masa corporal (IMC) por debajo de lo considerado como saludable, tendría efectos negativos sobre la fertilidad. Ojo, tanto en mujeres como en hombres. Así, los datos son bastante reveladores, pues alrededor de un 12% de la infertilidad primaria se debe a problemas de peso.

¿Hay un motivo para esto? Sí. Al parecer, es necesaria cierta cantidad de grasa en el organismo para que las hormonas implicadas en el proceso de fecundación funcionen correctamente. Si el IMC está entre 18 y 19, la ovulación puede interrumpirse o presentar periodos de irregularidad. Si además aparecen otros factores, como la anorexia nerviosa, podríamos hablar de una amenorrea (falta de regla), que conduciría a la infertilidad.

Para tener las cosas claras, el IMC considerado como saludable para ser madre, está entre 19 y 25. No obstante, los expertos aseguran que el ideal para conseguir un embarazo estaría entre el 20 y el 22. Un dato importante si estamos intentando quedarnos embarazadas. Por lo tanto, sí es perjudicial tener bajo peso y quedarte embarazada, veamos algunos de los riesgos a los que podrías enfrentarte.


Riesgos del embarazo con bajo peso

La desnutrición en la mujer, tanto antes como durante la gestación, está asociada a determinados problemas. Hay un mayor riesgo para la futura madre, pero también para el bebé; y es que, los bebés de madres con bajo IMC tienen más probabilidades de ser prematuros, tener un retardo en el desarrollo y crecimiento fetal intrauterino, poco peso placentario y mayor riesgo de morbimortalidad infantil.

Riesgos del bajo peso durante el embarazo

Alexander Korobov || Shutterstock

Todo esto nos conduce a algo más que obvio, la alimentación en el embarazo de la madre es esencial, tanto antes como durante el mismo. Esta dieta debe aportar todos los nutrientes necesarios para asegurar el desarrollo del bebé durante los 9 meses de gestación.

En caso de que la madre no cuente con un peso adecuado o con síntomas de pregorexia los especialistas podrían prescribir suplementos alimenticios. No obstante, estos casos deben estar siempre vigilados por un médico, pues el exceso o la utilización indiscriminada de suplementos también podría suponer un riesgo para la madre y el bebé. Por ejemplo, hay estudios que aseguran que las vitaminas liposolubles en exceso pueden tener un impacto acumulativo y ser peligrosas. Así, la vitamina A en exceso se asocia a alteraciones renales en los niños. Asimismo, la vitamina D podría estar relacionada con malformaciones cardíacas en el recién nacido.

La importancia de un peso saludable en la madre

Hay infinidad de estudios tanto nacionales como internacionales que aseguran que el IMC es realmente importante durante el embarazo. Así, estos estudios aseguran que las madres obesas tienen un mayor riesgo de desarrollar hipertensión o diabetes gestacional. También colonización por estreptococo grupo B. Además, las madres obesas son más propensas a prácticas como las cesáreas o problemas como la macrosomía fetal, acidosis al nacimiento o mortalidad perinatal.

En el caso de las madres con un bajo IMC, serían más propensas a padecer oligohidramnios, que es la disminución en la cantidad de líquido amniótico. Además, en estas madres se registran más casos de recién nacidos de bajo peso, con todo lo que eso conlleva. Por último, las madres con bajo IMC podrían tener más riesgos de partos prematuros.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2018 Serás Mamá es una web de elembarazo.net

Forgot your details?

Ir a la barra de herramientas