Pólipos uterinos malignos: síntomas, clases y tratamiento

A pesar de que la mayoría de los pólipos uterinos son benignos, casi un 5% de ellos pueden volverse malignos con el tiempo. Los pólipos son crecimientos de tejido alterado que se desarrollan en la cavidad uterina debido al crecimiento inusual de la capa que lo recubre, denominada endometrio. Descubre cuáles son los tipos de pólipos uterinos malignos, sus síntomas y cómo se tratan.

Clasificación de pólipos uterinos

Photographee.eu || Shutterstock

Este tipo de pólipos, así como el número de ellos y sus consistencia, puede ser muy diferente en unas pacientes que en otras.

¿Cómo se forma un pólipo uterino? Al ocurrir durante la menstruación, el endometrio que ha estado engrosándose durante el ciclo menstrual a la espera de recibir un embrión, se desprende dando lugar al sangrado. En algunas mujeres ocurre que este desprendimiento es parcial y parte de dicho endometrio queda en su lugar cuando se inicia el siguiente ciclo, desarrollándose de forma anómala. A este hecho se le denomina hiperplasia endometrial.

Las alteraciones de tipo hormonal pueden contribuir a que se produzca esta situación.

Clases de pólipos uterinos

Existen los siguientes tipos de pólipos uterinos:

  • Los funcionales. Que dependen de varias hormonas femeninas como la progesterona y que siempre cursan benignos.
  • Los orgánicos. Sin dependencia hormonal y que en un porcentaje mínimo del 1% pueden convertirse en malignos.

La posibilidad de sufrir pólipos orgánicos aumenta una vez que llega la menopausia y la alternativa más rápida y efectiva es eliminarlos a través de la cirugía para que no pueden derivar en ninguna enfermedad peor.

Por su parte, los pólipos funcionales, aunque no deriven en ningún tipo de cáncer, pueden derivar en otras complicaciones, como infertilidad femenina de hecho, es una de las causas más frecuentes para que esta se produzca.

Síntomas de los pólipos uterinos

En general, todos los pólipos han de ser tratados si incurren en síntomas y afectan a la vida diaria de la paciente, sean de carácter benigno o maligno. Existe una variedad de síntomas en los pólipos uterinos. Los más relevantes suelen ser:

  • Sangrados abundantes, dolorosos e irregulares, con pérdidas recurrentes de sangre “entre periodos”. Su duración e intensidad varía cada ciclo.

  • Síntomas menopausáticos o premenopausáticos.
  • Dificultades para lograr un embarazo o abortos de repetición.
  • Hinchazón del abdomen.
  • Dolores lumbares.
  • Presión en la zona abdominal.
  • Molestias cuando se mantienen relaciones sexuales.
  • Fiebre, mareos…

Sin embargo muchas mujeres pueden no presentar ningún tipo de síntoma y no ser consciente de que tiene pólipos uterinos.

La realización de una ecografía complementada con ciertos análisis determinará si una mujer tiene pólipos, el número de ellos, el tamaño y la morfología. Adicionalmente, en una simple citología también pueden aparecer resultados que aparezcan células del endometrio que podrían indicar su existencia.

Por otro lado existen una serie de factores que pueden aumentar la posibilidad de sufrir pólipos endometriales, como estar en edad menopausática, sufrir de hipertensión, presentar obesidad o tomar un medicamento llamado tamoxifeno, indicado para el cáncer de mama.

El tratamiento de los pólipos uterinos puede variar, los pólipos de carácter funcional que no son malignos, pueden desaparecer de forma espontánea. Por otro lado si son orgánicos o producen varios de los síntomas arriba descritos sí que deben extirparse. por lo general un pólipo en el útero se elimina a través de una histeroscopia que es una intervención vía vaginal bastante sencilla. Si por cualquier causa no pudiera hacerse así sería necesaria una cirugía tradicional.

En algunos casos se puede recomendar tan solo observación. Ante cualquier duda sobre los pólipos uterinos malignos o benignos y su tratamiento no dudes en pedir cita con tu especialista.

Diferencias entre los pólipos endometriales y los mioma uterinos malignos

No deben confundirse los pólipos con los miomas, otro tipo de tumores benignos muy frecuentes en las mujeres. Las principales diferencias son:

  • Los miomas uterinos están formados por tejido muscular mientras que los pólipos se crean a partir de tejido endometrial.
  • Los pólipos pueden llegar a desaparecer solos. En el caso de los miomas esto es muy complicado aunque su número sí que puede disminuir.
  • Los pólipos tienen un tamaño pequeño. Los miomas en muchos casos también. Pero pueden crecer y alcanzar tamaños bastante considerables en algunas ocasiones.
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No
0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Los contenidos publicados en SerásMamá se redactan únicamente con fines informativos y de divulgación. Nunca pueden sustituir la labor de un profesional ni emplearse para facilitar diagnósticos. Para más información, consulta con tu especialista.

Fecha de última actualización: 26/02/2019

©2019 Serás Mamá es una web de elembarazo.net

Forgot your details?