¿En qué consisten los fallos de implantación?

En una transferencia embrionaria, es posible encontrarse con un fallo de implantación. Esto sería el fracaso reproductivo tras dicha transferencia. Es cierto que hay una probabilidad tras la FIV de que el embrión no se implante correctamente en el útero materno. No obstante, cuando este problema es recurrente, hay un tipo de infertilidad que se conoce como el fallo de implantación embrionaria.

Fracasa de implantación

Fuente || Pixabay

¿Qué es el fallo de implantación embrionaria?

Las mujeres que reciben este diagnóstico son aquellas mujeres que tras la transferencia de 6 embriones no han conseguido gestar. Hay que recordar que el porcentaje de éxito FIV es del 47% y el de óvulos donados del 65%.

Causas de los fallos de la implantación embrionaria

¿Por qué no se agarran los embriones? ¿Cuáles son los motivos reales del fracaso de la implantación? Es complicado saber cuál puede ser la causa de este diagnóstico. No obstante, hay estudios suficientes para poder agrupar las causas de los fallos de la implantación embrionaria en tres grupos y que no permiten a algunas mujeres ser madres, veamos las más frecuentes:

  1. Por un lado, estarían las causas embrionarias. En estos casos, el fallo estaría relacionado con alteraciones genéticas en el embrión o en los gametos de los progenitores.
  2. También estarían las causas sistemáticas, que estarían relacionadas con trombofilias, alteraciones endocrinas como la diabetes o el hiper o hipotiroidismo, así como enfermedades auto inmunes como el síndrome antifosfolípido o el lupus.
  3. Por último, también estarían las causas uterinas. Estas causas están relacionadas con infecciones, pólipos endometriales, miomas, malformaciones uterinas etc.


Hay que tener en cuenta que las causas normalmente se desconocen en un 40% de los casos. Algunos expertos aseguran que podría ser por una falta de comunicación entre el endometrio y el embrión.

Cómo favorecer la implantación del embrión

Natalia Deriabina || Shutterstock

Cómo evitar los fallos repetidos de implantación

Esta es una de las preguntas sobre los fallos de implantación en los tratamientos de reproducción asistida que más se cuestionan las pacientes de las clínicas de fertilidad. Existen una serie de factores que pueden mejorar la implantación del embrión, aunque es un tema complicado y no se sabe demasiado al 100%, hay varias soluciones que se pueden aplicar en los fallos repetidos de implantación.

  • Por un lado, si se trata de causas embrionarias, se realiza un análisis genético de los embriones con el objeto de seleccionar sólo los embriones cromosómicamente sanos.
  • Otra solución sería realizar un cultivo largo in vitro. Normalmente se realiza la transferencia embrionaria a los 3 días. En casos repetidos de fallos de implantación, se podría aguantar el cultivo durante 5 días, hasta que el embrión alcance el estadio de blastocito. Los embriones de peor calidad no sobrevivirían, por lo que es también una buena criba.
  • Si nos encontramos con casos claros en los que el motivo puede ser la alteración en la estructura del útero o en las trompas de Falopio, las intervenciones quirúrgicas pueden solucionar esto.
  • No hay que olvidar que hay casos en los que la de donación de óvulos el resultado puede ser muy positivo. Los óvulos de las donantes son siempre revisados para verificar su validez. Son, por tanto, óvulos sanos, al igual que el esperma. Con estas donaciones, los porcentajes de implantación son muchísimo mayores; y es que la avanzada edad de los pacientes puede ser también un factor determinante en la calidad de sus óvulos y esperma.
  • En los casos en los que se demuestre que este fallo está relacionado con el desplazamiento en la ventana de implantación, también habría una posible solución. El procedimiento adecuado sería vitrificar los embriones y transferirlos en el momento de máxima receptividad endometrial.
  • Hay, además, algunos medicamentos que favorecen la implantación en el caso de que los problemas sean alteraciones endocrinas, factores trombofílicos o alteraciones inmunitarias.
  • La aspirina y la heparina, medicamentos fáciles de suministrar y administrar, podrían ser bastante efectivos en estos casos. Podrían disminuir la coagulación de la sangre en personas con riesgo de trombofilias, por ejemplo.
  • Ante una infección en el aparato reproductor femenino, lo mejor es someterse a un tratamiento con antibiótico para desinflamar el útero y que el endometrio sea mucho más receptivo.
0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Forgot your details?

Ir a la barra de herramientas