La importancia de la ecografía en el estudio de fertilidad femenina

Un estudio de fertilidad puede ser largo y contener muchísimas pruebas para encontrar la causa de infertilidad femenina que está impidiendo tu sueño de ser madre. Hay pruebas que se harán o no dependiendo del historial médico de la paciente. No obstante, hay muchas otras que se consideran básicas, y que se realizan independientemente del historial. Un buen ejemplo es la ecografía transvaginal, a continuación te contamos cuál es la importancia de la ecografía en el estudio de fertilidad de la mujer.

Olena Yakobchuk || Shutterstock

¿Qué es y para qué sirve una ecografía transvaginal en el estudio de fertilidad de la mujer?

La ecografía transvaginal es una prueba que se realiza mediante ultrasonidos a través de la vagina de la mujer para saber qué está impidiendo que seas madre y no te permite concebir. Esta prueba de fertilidad sirve para muchas cosas. En un estudio de fertilidad, esta prueba determinará dos cosas. Por un lado, comprobará si existe alguna malformación uterina u otra complicación anatómica. Por otro lado, hará un recuento de los folículos durante los primeros días del ciclo menstrual para poder valorar la reserva ovárica de la mujer.

Sí, la ecografía transvaginal sirve para evaluar la fertilidad de la mujer. No obstante, también se usa para otras cosas. Por ejemplo, los médicos la usan para identificar causas para síntomas como el dolor pélvico o el sangrado anormal. Además, también está aconsejada en caso de sospecha de quistes o embarazo ectópico. También a la hora de colocar un DIU.

La ecografía transvaginal puede realizarse, y debe, incluso durante el embarazo. En este caso, servirá para identificar las primeras señales de un posible aborto, monitorizar los latidos cardíacos del bebé, examinar la placenta e identificar causas de sangrado vaginal.

Un factor a revisar en el ultrasonido: la calidad de la reserva ovárica

Como hemos comentado, una ecografía transvaginal sirve en el estudio de fertilidad de la mujer para observar la calidad de la reserva ovárica. A modo de día, podemos decir que esta reserva podrá variar dependiendo de los folículos que se contabilicen.


Si la ecografía hace un recuento de 6 a 10 folículos, se interpretará como una reserva ovárica óptima.

En el caso de que se haga un recuento inferior a 6 folículos, la reserva ovárica será baja. En estos casos, se puede tener problemas de fertilidad y para conseguir el embarazo, y se tiene más riesgo de no responder al tratamiento en caso de una FIV.

Si se realiza un recuento superior a 12 en el ultrasonido del estudio de fertilidad, estamos ante una reserva ovárica alta. Esto ya predice una respuesta exagerada al tratamiento de fertilidad. Por tanto, muchos especialistas no aconsejan que se realice un tratamiento de FIV.

Dudas de la reserva ovárica

DG Stock || Shutterstock

Así es la ecografía transvaginal del estudio de fertilidad de la mujer

Para hacer la ecografía del estudio de fertilidad, el ginecólogo introducirá, a través de la vagina, una sonda cubierta con un preservativo. Antes de introducirla te aplicará gel lubricante, para que sea mucho más sencillo. La sonda enviará ondas sonoras que crearán imágenes en una pantalla. Estas imágenes responderán al útero y los ovarios, lugares en los que las ondas rebotan.  La mujer podrá notar una pequeña molestia, pero hay que señalar que no es una prueba dolorosa en absoluto.

Antes de comenzar la prueba, la paciente deberá vaciar la vejiga por completo. Esto hará que la imagen sea más nítida. Además, tendrá que desvestirse de cintura para abajo y tumbarse boca arriba con los pies en los estribos, igual que en una exploración ginecológica normal.

Esta ecografía transvaginal se suele realizar junto con una ecografía transabdominal. En esta ecografía se observarán los órganos de toda la región pélvica, determinando su estado normal o si existe alguna anomalía.

En esta consulta con el ginecólogo, sería también normal que se realizara una citología vaginal o test de Papanicolaou. Esta prueba se realiza para ver si existe algún tipo de infección o alteración en el cérvix que pueda afectar a la fertilidad de la mujer. Mediante un suave raspado, se obtendrán una pequeña cantidad de células del cuello uterino.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Forgot your details?

Ir a la barra de herramientas