¿Por qué se producen fallos repentinos en un tratamiento de FIV?

En un ciclo de Fecundación In Vitro (FIV), la tasa de embarazo es bastante alta. No obstante, hay muchos casos en los que la mujer no queda embarazada. Intento tras intento, la pareja sólo recibe una prueba de embarazo negativo, algo que puede llegar a desesperar. Incluso en algunas ocasiones se llega al positivo, pero semanas después se termina en un aborto espontáneo. Conocer el motivo por el que los embriones no terminan de implantarse bien es uno de los restos de la medicina reproductiva actual. Si bien es cierto que aún hay mucho para estudiar y poder avanzar, a día de hoy es posible conocer algunas de las causas más frecuentes en los fallos repentinos en un tratamiento de FIV.

Fallos de implantación en los tratamientos de fertilidad

pathdoc || Shutterstock

¿Cuáles son las causas del fracaso en una FIV?

Lo cierto es que en muchos casos no es posible saber con exactitud cuál es el motivo que impide llegar al embarazo tras los tratamientos de fertilidad. Aún así, se pueden establecer algunos factores clave que podrían arrojar un poco de luz en cada caso particular, a continuación te mostramos por qué se producen los fallos repentinos en un tratamiento de FIV:

1. La ventana de implantación

Para que una FIV pueda funcionar, es necesario que el embrión sea transferido durante lo que se conoce como “ventana de implantación”. Esta ventana es el periodo en el que el endometrio es receptivo. Suele estar entre el 6º y el 7º día tras la ovulación. En este momento, el endometrio sufrirá una serie de cambios estructurales para poder alojar al embrión. Si no se realiza la transferencia durante estos días, las posibilidades se reducen muchísimo. Hay que hacer un estudio exhaustivo en la mujer, para poder lograr conocer a fondo su ciclo.

2. Mala calidad en los embriones

Otra de las causas del fracaso de una FIV o del fallo repetido de una FIV  es la mala calidad de los embriones. Tras la punción folicular, casi siempre se obtiene algún embrión apto para ser transferido. Si no es posible conseguir uno, el ciclo de FIV debe cancelarse.

Las principales causas que no permiten la fecundación del embrión serían alteraciones morfológicas o genéticas de los gametos: óvulos y espermatozoides. No obstante, si estamos ante este caso, se puede recurrir legalmente a la donación de óvulos o semen de donante, según sea el caso. Si la mujer no muestra otra causa de infertilidad femenina, la tasa de éxito de una FIV con gametos donados es bastante alta.

3. Los fallos de implantación

Si hablamos de los fallos una vez se ha realizado la transferencia de embriones, tenemos que hablar necesariamente de fallos de implantación, los dos casos anteriores están bastante controlados por la medicina actual.

Fracasa de implantación

Fuente || Pixabay


En estos casos, la fecundación se ha dado correctamente, se ha transferido el embrión pero no hay una respuesta positiva, pues la receptividad endometrial o la comunicación entre el embrión y el endometrio falla.

Son casos complicados, pues los motivos de este rechazo pueden ser muchos. Puede deberse a alteraciones genéticas del embrión, igual que en los casos anteriores, aunque es más común que sea por malformaciones uterinas o alteraciones endometriales.

Algunos cuadros clínicos que pueden derivar en esto son la presencia de miomas, pólipos uterinos, infecciones, endometriosis o anomalías congénitas.  Además, también hay casos de enfermedades trombofilicas y del sistema inmunológico en la madre que podrían afectar a esta implantación.

4. Los problemas de aborto repentino

La transferencia se ha hecho correctamente, el test ha dado positivo, pero a las pocas semanas, la mujer ha tenido un aborto espontáneo. Esto es también bastante desesperanzador, pues tras un largo camino, obtener un positivo y luego perderlo así puede resultar devastador. Esta es otra razón por la que se producen los fallos de implantación en un tratamiento de FIV.

Podría ser un caso puntual, y que en el siguiente ciclo todo fuera correctamente. No obstante, cuando esta pérdida se repite más de 2 o 3 veces, se diagnostica el aborto recurrente.

Aunque en la mayoría de los casos no se sabe cuál es la causa, generalmente puede asociarse a varios motivos:

  • Factores genéticos en el espermatozoide, el óvulo y/o en el embrión
  • Alteraciones inmunológicas
  • Problemas de coagulación
  • Alteraciones uterinas
  • Infecciones
0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Forgot your details?

Ir a la barra de herramientas