Estimulación ovárica

La estimulación ovárica es un proceso que consiste en inducir una ovulación múltiple mediante medicaciones hormonales en los ovarios de la mujer. Este tratamiento de fertilidad se lleva a cabo para lograr la reproducción asistida, ya sea por inseminación artificial o in vitro, y tiene una duración aproximada de 8 a 14 días.

En el tratamiento de estimulación ovárica, la administración de las hormonas para favorecer la formación de óvulos suele comenzar en el segundo o tercer día de la menstruación.

Inducción a la ovulación: Fases del tratamiento

Aproximadamente un 20-25% de los casos de esterilidad tienen como causa principal un problema de ovulación. Las mujeres con dificultades para concebir suelen tener reglas irregulares, o bien, inexistentes y son incapaces de controlar su ciclo mediante un calendario de ovulación. La estimulación de la ovulación suele recomendarse con el fin de conseguir la óptima maduración de al menos un óvulo como primer paso en el intento de conseguir un embarazo.

Las fases del tratamiento de la estimulación ovárica son las siguientes:

  1. Maduración del óvulo: el tratamiento médico con hormonas permite el desarrollo de uno o más óvulos maduros.
  2. Ovulación: el tratamiento hormonal administrado desencadena la ovulación de forma controlada y segura. El tratamiento precisa de HCG, una hormona que estimula la maduración final del folículo y la liberación del óvulo. En esta fase se programan las relaciones sexuales.
  3. Preparación del endometrio: la parte interna del útero deberá estar bien preparada para una correcta y eficaz implantación del embrión.

Durante este proceso de inducción a la ovulación, los ovarios desarrollan gran cantidad de folículos, unas estructuras quísticas donde se desarrolla el óvulo. Los óvulos son muy pequeños en un principio y crecen rellenándose de nutrientes. Tras alcanzar un tamaño de unos 22 mm aproximadamente, se abre un orificio en la pared para permitir la salida del óvulo.


Para la inducción de ovulación es imprescindible la supervisión y el control del médico especialista dado que la estimulación ovárica tiene una medicación, quien valorará el número de folículos en crecimiento y su tamaño, y podrá deducir con la máxima seguridad el calendario de días fértiles. Este control se realiza mediante ecografías vaginales, que permiten observar el número de folículos y su ritmo de crecimiento, así como modificar la pauta de medicación si fuese necesario y fijar el día del siguiente control.

Efectos secundarios de la estimulación ovárica

Al igual que el resto de los tratamientos de fertilidad, la estimulación ovárica presenta una serie de contraindicaciones para algunas de las mujeres que se someten a esta prueba. Es importante consultar con el especialista cuáles pueden ser los efectos de la inducción a la ovulación sobre tu salud y saber cómo afrontarlos en el caso de que desees quedarte embarazada.

Los efectos secundarios de la estimulación ovárica pueden ser los siguientes:

  • Molestias abdominales
  • Aumento del tamaño de los ovarios
  • Náuseas y vómitos
  • Dolor de cabeza
  • Tensión mamaria
  • Riesgos de alteraciones cromosómicas en el feto

 

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Forgot your details?

Ir a la barra de herramientas